Luciana Salazar: la bomba de Casa Fantasma

Luciana Salazar: la bomba de Casa Fantasma

Por primera vez en Carlos Paz, Luciana Salazar se luce como la figura femenina de una de las comedias más vistas del verano.

Luego de acompañar todo un año a Alejandro Fantino en Animales Sueltos, Luciana Salazar cambió la tele por el teatro y se sumó a Casa Fantasma, la obra que se presenta en el teatro Holiday y que también cuenta con las actuaciones de Emilio Disi, Fredy Villarreal, Pedro Alfonso, Lizy Tagliani, Benjamín Amadeo, Lourdes Sánchez y Laura Fernández.

Con esta propuesta, la rubia desembarca por primera vez en Villa Carlos Paz, en donde además de verse sorprendida por todo el cariño que recibe por parte de los cordobeses y turistas, descansa de la tranquilidad de las sierras después de un año de gran revuelo mediático tras separarse del economista Martín Redrado.

Dándole un punto final a la relación, Luciana decidió dejar de hablar del tema y se enfoca en la comedia que logró superar a Stravaganza en cuanto a espectadores y se convirtió en la más vista del verano cordobés. “Estamos primeros y eso me hace sentir muy bien como artista. Estoy feliz de saber que la gente nos quiere, nos elige y nos llena de halagos”, expresó la rubia en una simpática charla que mantuvo con Día a Día en su camarín.

En cuanto a su futuro laboral, Salazar no tiene nada definido. Ella quisiera enfocarse en su carrera como cantante, pero considera que el mercado nacional es muy acotado, y por lo tanto, seguirá explotando todas sus facetas artísticas y elegirá las propuestas que más le diviertan.

–¡Primera temporada en Carlos Paz!

–¡Así es! La verdad que estoy sorprendida por todo lo que está pasando con Casa Fantasma. Es un verdadero éxito, la estamos rompiendo todas las noches y no hay nada mejor que encontrarme de esta forma con el público cordobés, que es tan caluroso y afectuoso. ¡Estoy muy contenta y agradecida!

–¿Esperaban este éxito?

–Calculé que nos iba a ir bien pero no tanto como está sucediendo. Todos estamos sorprendidos. En obras anteriores hubo muy buenos resultados, pero este año colmó todas las expectativas que teníamos. ¡Estamos contentos y agradecidos!

–¿Cómo fue volver a los escenarios con una comedia?

–Yo no hacía comedia en teatro desde el 2002 que fue la vez que hice Pijamas con Fabián Gianola y Anita Martínez. Y la verdad que re bien. Yo me veo muy segura arriba del escenario y me gusta estar frente al público. El año pasado, hice toda una temporada en Tango Porteño, pero ahí cantaba y bailaba. Ahora es otra cosa, es distinto. Está buenísimo poder tener este contacto con la gente y que puedan ver esta faceta que tengo para ofrecer. Yo estudié actuación y por eso no siento que esté improvisando. Yo tengo mis armas para defenderme y lo bueno es que eso se ve reflejado en los comentarios que me llegan. “Che, que bien que estás en la obra”, me dice la gente en la calle y ¡está buenísimo! Muchas veces, la gente queda pegada a una imagen sexy y no sabe que detrás de eso hay mucho más.

–¿Costó salir de ese lugar sexy?

–Creo que no es cuestión de salir. La gente es lo primero que ve y desgraciadamente después no quieren ver que más hay. Eso es algo que es así y va a costar, pero no es cuestión de uno, sino de los demás. Yo soy consciente de lo que soy capaz, de lo que puedo dar y por algo los productores me siguen llamando para propuestas como estas.

–¿Te duelen o molestan las críticas?

–No, la verdad que las tomo bastante bien. Al comienzo fue difícil, pero ahora con el tiempo aprendí a tomar las constructivas y a las que son sólo para dañar las dejo a un costado. 

–Tuviste un año mediáticamente muy difícil. ¿Cómo se hace para seguir adelante estando en el medio de la polémica?

–Todo es gracias al tiempo, a la experiencia. Creo que lo sufrió mucho más mi familia. Yo aprendí rápido el juego mediático y se me hizo fácil manejar a los medios, aunque a veces hay cosas que me molestan y otras que me van a molestar toda mi vida, pero por eso trato de ser medida y respetuosa con los periodistas. No soy de hacer conflicto. Yo me metí en un juego que tiene las reglas escritas y ahora me toca respetarlas.

–Cambiando de tema… ¡Publicaste una foto de tu hermana e instantáneamente volvió a los medios!

–¡Sí, una cosa de locos! La niña está a full y yo estoy feliz por ella. Camila empezó en Rincón de Luz a los 12 años con Cris Morena y después dejó a un lado su carrera como actriz para estudiar psicología. Ahora, que está a punto de recibirse, vuelve con más pilas y con ganas de más. ¡Me encanta!

–¿Cómo viviste su aparición en los medios hablando de vos y tu ex pareja?

–¡La quería matar! (Risas) Ella no tiene filtro y recién entra en este juego, entonces contesta todo. Yo soy un poco más medida. No me hizo quedar mal, pero no quería que se generen más polémicas.

Coment� la nota