La lluvia hace estragos en una familia que vive en condiciones deplorables en un barrio de Resistencia

La lluvia hace estragos en una familia que vive en condiciones deplorables en un barrio de Resistencia

Fueron traídos desde la Ciudad Termal de urgencia para atender la salud de la beba recién nacida de la pareja. Desde el Hogar Madre Teresa de Calcuta quedaron a la deriva. Hoy viven bajo techo afectados por la humedad, sin cama duermen sobre el piso. La madre, Eugenia Ayala, tiene asma y ella como su familia necesitan inmediata asistencia del Gobierno.

Una familia oriunda de Presidencia Roque Sáenz Peña vive hoy en condiciones lamentables en el barrio Marín de Resistencia, puntualmente en avenida Belgrano 2150. Eugenia Ayala y Miguel, padres de 4 hijos pequeños vinieron de urgencia desde la Ciudad Termal, traídos por Salud Pública para atender en el hospital Perrando a la beba de ambos nacida el 14 de febrero.

Mientras que la beba, de nombre Ayelén (próxima a cumplir 5 meses), soportaba las tres cirugías intestinales que le practicaron para mejorar su salud, la familia se refugió en el Hogar Madre Teresa de Calcuta, pero tuvieron que dejarlo un poco después. Mientras permanecían allí, el hogar (una casilla) que habitaban en Sáenz Peña fue robado y usurpado, y ya no pudieron regresar.

Una familia del barrio Marín, viéndolos deambular por el hospital, les ofreció una pequeña habitación para vivir provisoriamente. Allí contaban con cama y colchón, pero ahora la situación cambió: repentinamente se quedaron sin nada, hacinados a un pequeño cuarto de 4 metros cuadrados, durmiendo sobre el piso, con las paredes húmedas y afectados hoy por las intensas lluvias que aquejan a la ciudad.

Además de Ayelén, la pareja (él albañil) tiene otros tres hijos: María, Lázaro y Samanta, de 2, 4 y 5 años, respectivamente. Eugenia tiene actualmente asma, y esta situación complica seriamente su salud, al igual que la de los chicos y la de su marido. Ella tiene otros cinco hijos criados con otro hombre que, según ella, la maltrataba y víctima de tanta violencia decidió irse con los suyos. Tiempo después hizo pareja con Miguel.

Actualmente, la situación para la familia es desesperante, en un pequeño techo donde un placard hace una especie de pared. Esta realidad se dio a conocer a través de la red social Facebook, y un reciente grupo formado allí "Corazones Solidarios Unidos”, montó una campaña para ayudarlos. Sin embargo, la familia necesita de asistencia de parte del Gobierno provincial o municipal, un hogar digno y condiciones de vida que les permita desarrollarse.

Coment� la nota