Inseguridad: Ola de secuestros en Capital Federal

Inseguridad: Ola de secuestros en Capital Federal

En lo que va del año ya hubo casi la mitad de hechos que en 2016. El último caso se dio en Liniers: un pintor fue liberado tras ser captado por error.

La Capital Federal vive una ola de secuestros que aterra a los vecinos. En los últimos 15 días, se produjeron 5 hechos delictivos de este tipo. En lo que va del año, ya se llegó a la mitad de todos los casos ocurridos en 2016. Creen que la última seguidilla es responsabilidad de una banda que antes solía operar en la zona oeste del GBA, con integrantes de “Fuerte Apache”.

El último episodio se dio en el barrio de Liniers, cuando Bergamín, un plomero de Liniers, fue confundido con un financista y lo secuestraron.

La tendencia resulta sospechosa para las autoridades. Justo en estos meses se está afianzando el traspaso de la Federal a la Policía de la Ciudad y se trata de un año electoral.

Bergamín llegó a su casa de Liniers en la camioneta de un conocido, que lo alcanzó hasta allí. Estaba por entrar a su propiedad, en Carhué al 1100, cuando de un Toyota Corolla negro con los vidrios polarizados bajaron dos hombres armados. Un tercero estaba al volante y otro, en el asiento del acompañante. Lo amenazaron y lo obligaron a subir al auto.

Un vecino que justo sacaba la basura vio cómo se lo llevaban a la fuerza y le avisó a la pareja de Bergamín. Desesperada, la mujer corrió a la comisaría 54°, desde donde dieron intervención a la División Antisecuestros de la Federal y a la Fiscalía Federal N° 7. “Estaba acompañada con personal policial cuando recibió las llamadas extorsivas. Las hicieron desde el celular de la víctima. Ella intentó explicarles que no tenía dinero”, explicaron fuentes de la investigación.

Ante la negativa de las víctimas, los secuestradores fueron bajando las expectativas respecto del monto que pretendían. Pasaron de $100 mil a $ 10 mil en pocos minutos. El hombre, aún cautivo, intentaba explicarles que no tenía la plata, que “vivía con lo justo”, hasta que logró convencerlos. “Son personas de pocos recursos, no podrían haber entregado un monto tan alto”, contaron los voceros.

Todo terminó cuando, sin que pagaran, liberaron a Bergamín en el barrio porteño de Villa Mitre, a pocas cuadras del shopping Dot, en el límite de Saavedra con Vicente López. Desde General Paz y Panamericana, el hombre se tomó un taxi para regresar a su casa de Liniers.

Sospechan que este episodio está conectado con otros cuatro hechos similares denunciados en lo que va de marzo. La modalidad es capturas en la calle y liberaciones siempre en la misma zona, pegada a General Paz. Creen que detrás está la misma banda, de Fuerte Apache. Días atrás, la Policía de la Ciudad había desbaratado otras dos organizaciones, que actuaban en Caballito y Boedo.

Hasta el momento no han logrado identificar a los secuestradores. Esperan el resultado de las pericias para confirmar si hay conexión entre los hechos. Y analizan las imágenes de las cámaras de seguridad para poder establecer el recorrido que hizo el Corolla después de liberar al hombre.

Según cifras de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), en lo que va del año ya hubo casi la mitad de secuestros que en todo 2016 en la ciudad de Buenos Aires. Entonces hubo 34 casos (en más de la mitad no se pagó rescate para que liberaran a las víctimas), mientras que en enero hubo 5; en febrero, 6; y en lo que va de marzo, otros 5.

Comentá la nota