La industria de la energía eólica confía en el avance de las inversiones previstas en Argentina

La industria de la energía eólica confía en el avance de las inversiones previstas en Argentina

Estos días se reúne en Buenos Aires el Argentina Wind Power, la primera vez que el país recibe a la industria internacional del sector de la energía eólica. En este marco, NORTE dialogó con el español Ramón Fiestas, presidente del Comité Latinoamericano del Consejo Global de Energía Eólica, quien brindó referencias sobre el clima de inversiones para el sector en un momento muy complejo de la economía nacional, la importancia de la energía eólica y los avances del programa RenovAr.

¿Cómo se siente el sector reunido en Argentina en un momento tan complicado?

Estamos muy ilusionados con los avances que tenemos en Argentina, pero las circunstancias de los últimos días no dejan de ser un poco desconcertantes y hasta sorprendentes. Es algo muy importante que el gobierno logre recuperar el ambiente de inversión que había logrado cuando asumió en 2015.

El programa RenovAr que puso en marcha el país para cumplir con las metas de energías renovables está realmente bien estructurado desde el punto de vista económico y financiero, porque está orientado a facilitar esa confianza por parte de los inversores. Ofrece un marco de garantías sólidas para que los inversores acudan a esta actividad con la mayor confianza posible. Por eso a pesar de la cautela y preocupación que generan los indicadores que se van conociendo, el desarrollo de RenovAr nos blinda y da señal de seguridad a las inversiones del sector que están en marcha.

¿La situación económica, los sacudones financieros afectan mucho al impulso que se le dio al programa?

Los inversores con proyectos en curso no tienen que estar preocupados, aunque entiendo que la situación pueda ser un poco cómoda por falta de señales claras. Pero no preocupados porque el mecanismo está hecho para que estén blindados en cuanto a estas contingencias macroeconómicas. Ahora bien, no es el mejor de los mundos para las nuevas inversiones que se esperan.

Es un programa ambicioso con un largo recorrido por delante, entonces si el ambiente macroeconómico es de incertidumbre, si no se corrige, al final termina teniendo un peso sobre decisiones de inversión. Y si, Podría tener una repercusión en el futuro. Pero nosotros confiamos en que las medidas que se están tomando buscan el equilibrio presupuestario y el equilibrio fiscal, de forma que los indicadores macroeconómicos se normalicen.

¿Cuán significativo puede ser para un país el desarrollo de la industria de energías renovables?

Creo que en este contexto es bueno mandar un mensaje, un mensaje de realismo, que no es optimismo. El gobierno argentino ha admitido que espera para el año una caída en el PBI del 2,4 por ciento. Quiero llamar la atención sobre los efectos que tiene en las economías la puesta en marcha de una actividad nueva como lo son las energías renovables.

Estamos hablando de una actividad desconocida en el panorama económico de Argentina, como lo era en la mayor parte del mundo hasta que comenzó un ciclo de inversión. Lo que quiero decir es que esa actividad en los países en que los planes gubernamentales son ambiciosos, como el caso español. Habíamos hecho un estudio económico en que valoramos el impacto que tenía el ciclo inversor de la actividad eólica en la economía española, y los años en que se producen estas inversiones tan importantes el impacto sobre el PBI llegó a ser del 2 por ciento.

Esto significa que es una actividad que debe cuidarse por parte der administraciones, porque es una contribución excelente para aumentar la actividad económica, además de modernizarla y situar al país en el panorama internacional alineado con los compromisos de reducción de emisiones.

Por eso tomo como ejemplo el caso español, porque me llamó la atención escuchar al ministro de Hacienda argentino, Dujovne, admitir que se espera una caída del PBI en 2,4 por ciento, pues prácticamente ese porcentaje es la cifra de contribución que tuvo en España.

El programa en Argentina también es ambicioso, se tienen que instalar más de 2000 megavatios por año. Ahora se están construyendo alrededor de 400. El año que viene será crítico para todos los proyectos en cartera por un volumen de más de 2000 megavatios.

¿Qué magnitud tienen estas inversiones?

Ramón Fiestas, presidente del Comité Latinoamericano del Consejo Global de Energía Eólica.

En este mismo momento hay en el orden de 3700 megavatios adjudicados a largo plazo y en el mercado a término. De esos 3700 megavatios en construcción, o sea cerradas financieramente y avanzando, hay más del 50 por ciento. Unos 1.800 megavatios en fase de construcción. Esto que está desarrollándose son inversiones por más de 4.000 millones de dólares, y solamente hablamos de la energía eólica, aparte están las otras renovables que van por detrás.

Son cifras muy importantes para la economía. Por eso creo que vale la pena cuidar estos proyectos y hacer un esfuerzo institucional por mejorar el ambiente macroeconómico para seguir atrayendo inversores, como ocurría hasta ahora. No tengo la bola mágica para saber de aquí a unos meses, pero hasta ahora el sector se portó estupendamente a pesar de circunstancias en Argentina y de algunas cuestiones históricas de riesgo inversor. Por eso, aunque insisto en que el programa RenovAr es firme, nos gustaría ver mejoras en los índices y que institucionalmente el país tome conciencia de la importancia del sector.

¿Cuáles son las potencias en la materia y qué se espera de Argentina?

La primera región es Asia con China a la cabeza y después la India, son potencias. Europa luego, por supuesto, porque tecnológicamente es la más avanzada y desarrollada porque lleva mucho tiempo trabajando políticamente. Luego, en América, está Estados Unidos, pero América Latina está despertando, empezando por Brasil y México en cuanto a potencia instalada.

Pero piensen en Uruguay y lo extraordinariamente bien que lo ha hecho, hoy el 25 por ciento del consumo eléctrico anual del país es de energía eólica.

Si argentina avanza con el desarrollo previsto, será la tercera en potencia instalada anual en la región.

¿Estas energías son más económicas para el usuario?

Por supuesto. Hoy por hoy es la energía más barata en producción de electricidad, lo vemos en licitaciones y procesos de subasta de electricidad en Brasil México, Perú y Chile. La eólica es la energía más competitiva, por lo tanto se abre un mundo de posibilidades de economizar el consumo. Y existe un mercado en que un productor independiente puede vender directamente a un consumidor.

¿Existen ciudades enteras abastecidas por energía eólica?

No enteras. Pero si como le comentaba hay países con altos grados de cobertura, como Uruguay, también España y sobre todo Dinamarca que quiere llegar al 50 por ciento de cobertura en 2030, hoy están en un 30.

Considerando la situación económica argentina ¿Cuáles son las expectativas entre los referentes del encuentro?

Las expectativas son buenas. Es uno de los sectores que ofrece mejores posibilidades de inversión en el país, y aunque la macroeconomía no ayuda, hay que decir que es un sector saludable y atractivo. Obviamente el acceso a la financiación en momentos como este es un verdadero desafío, pero esa situación plantea necesidad de reforzar el proyecto y buscar soluciones para facilitar financiación.

Comentá la nota