Gobbi reivindicó sus cien días de gestión, resaltando aportes en seguridad y mejoras en servicios

El intendente Juan Gobbi dejó, en la mañana de ayer, inaugurado el período ordinario de sesiones del Concejo Deliberante. El jefe comunal llegó al recinto de Mitre 38 acompañado por el presidente del cuerpo Oscar Ruiz (FpV) y los concejales Adolfo Aldabe (UCR) y Miguel Alfonsín (GEN). Las palabras del jefe comunal permitirán seguramente un análisis detallado, en los próximos días, en los distintos medios periodísticos de la ciudad.
El discurso –no extenso pero sí amplio en cuanto a contenido- fue seguido por la totalidad de los concejales (se produjo el regreso tras sus problemas de salud, de la edil Nélida Alvarez), los principales secretarios y directores del gabinete comunal, el juez de faltas César Otondo, el obispo diocesano Monseñor Carlos Malfa, la inspectora jefe distrital Susana Vera, el titular de la comisaría 1ra. Marcelo Amadeo y el jefe distrital de policía Jorge Lespade, el presidente del Consejo Escolar Maximiliano Rodríguez y otros consejeros, entre otras autoridades, vecinos y adherentes de las distintas fuerzas políticas con representación institucional.

10.30 El testimonio de Gobbi intentó reflejar una situación de complejidad económica a nivel nacional y provincial, para dar contexto a lo que dijo son “…otra vez momentos difíciles”, en un intento de paralelo con su anterior mandato (1999/2003) siendo esto de difícil justificación, más allá de las argumentaciones esgrimidas.

Recordando su proyecto de declaración de emergencia para el estado del municipio, resaltó Gobbi que “…la mayoría del Concejo concluyó que la mencionada emergencia está fundamentada en la incorrecta liquidación de haberes municipales, los diversos juicios que debe afrontar la Municipalidad, las deudas con proveedores municipales y la “división territorial” provocada por el cumplimiento de la Ley 14.087”.

Fijó Gobbi la cantidad de empleados municipales en más de 1.450, al indicar que “… de nuestra planificación y empuje depende el bienestar de más de 1450 empleados, es decir cerca de 6.000 personas cobijadas por este Municipio”.

La inseguridad

El intendente enumeró lo que considera pasos positivos dados por su gestión: “… nos comprometimos desde lo económico con la reparación de móviles y dos de ellos ya están patrullando la ciudad, y de dos más ya hemos provisto a la fuerza de los repuestos para que se reparen. También reforzamos esta gestión para darle celeridad al arribo de las cuatro camionetas Ford ya ploteándose, dos vehículos VW que estamos patentando. Estos vehículos están pagos por la Provincia y sin embargo, hace meses que los estamos esperando. Estos temas más el refuerzo del personal en la Distrital, que ya ha incorporado a siete administrativos y once comandos, fueron parte de los requerimientos realizados en los encuentros mantenidos con el Sr. Ministro de Justicia y Seguridad. A esto hay que sumarle ocho camionetas y seis motos de 110 c.c conveniadas y con expediente resuelto en el Ministerio de Seguridad”.

Agregó sobre el mismo tema que “… si obtenemos esta cantidad de móviles, estamos absolutamente convencidos de poder aplicar el plan que nos comprometimos con la ciudadanía. Cada cuadrícula tendrá dos agentes, un radar satelital que tendrá cada vehículo y un 0-800 para que la gente pueda denunciar y pueda tener respuestas en la inmediatez. Hoy no estamos en condiciones de hacerlo pero estoy convencido que ese plan se va a ejecutar para el beneficio del conjunto de la sociedad. Ratificamos nuestro compromiso en profundizar la inversión en la incorporación de tecnología, mediante la adquisición de cámaras de seguridad y enclavarlas en lugares estratégicos de la ciudad, que se agregarán a las diez existentes”.

Dijo también, en una decisión que despertó controversias, que “… desde el pasado fin de semana y ante los hechos delictivos de público conocimiento, hemos dispuesto que vehículos y personal Municipal, realizará durante todos los días en horario nocturno tareas de prevención cubriendo cuadrículas en colaboración con la Policía. Al margen de ello quiero decir que he pedido mayor compromiso a los Jefes Policiales. No alcanza con hacer un buen diagnóstico, hay que ganar la calle, tienen que mostrarse y hablar con los vecinos. Abril es el límite que nos fijamos para torcer un rumbo que nos preocupa y ocupa, caso contrario produciremos los cambios necesarios para darle una pelea frontal al delito trabajando más activamente en la prevención”.

Coment� la nota