Fuertes acusaciones del ex jefe de Sierra Chica contra el comisario Gustavo Carreiras

El subcomisario Sebastián Ezequiel Guillén, recientemente desplazado del destacamento, dio a conocer en una carta acusaciones contra el jefe Departamental de corrupción y cobro de coimas. La envió al intendente.
El subcomisario Sebastián Ezequiel Guillén, oriundo de Tapalqué, y hasta el viernes jefe del Destacamento policial de Sierra Chica, hizo llegar al intendente José Eseverri una carta en la que expone serias denuncias con el jefe Departamental, comisario Gustavo Carreiras, al que acusa de corrupción y cobro de coimas.

Guillén fue desplazado del destacamento, donde asumió el oficial principal, Guillermo Núñez. En la noche del viernes, el jefe Distrital Néstor Rogelio Ordoqui, comunicó que a las 20:00 había sido relevado.

La carta, de fuerte crítica a la conducción Departamental, fue acompañada por un documento y cierra con la afirmación de que sus dichos “van a ser denunciados en tiempo y forma en la sede de los Tribunales de este medio”.

Expone inicialmente: “Quiero expresar mi profundo arrepentimiento de haber caído en esta ciudad tan llena de corrupción que a la actualidad y al ritmo que se lleva está a punto de desmoronarse por completo”. Denunció que “desde hace dos años y medio” tiene que “desembolsar de mi bolsillo la suma de 1.200 pesos para el Jefe Departamental de Azul, comisario mayor Gustavo Carreiras, una suma variable ya que de acuerdo a los continuos cambios de los jefes distritales, uno debe adecuarse”. De esa situación, destacó que el ex jefe Distrital, Juan Carlos Ortúzar, fue también “víctima de la falsedad y traición”.

Agregó a la carta, tal como detalló, “una copia de una hoja donde constan los nombres de todos los cazadores furtivos que por pagar para ejercer dicha acción debemos dejar que circulen por dos caminos rurales que componen el Partido de Olavarría”. Afirmó que el mensaje le fue “entregado por el flamante comisario Néstor Rogelio Ordoqui”.

El relato pone en evidencia la interna policial local y departamental, y ubica al intendente José Eseverri como la autoridad en la que el denunciante confía para exponer sus versiones. El jefe comunal, quien en reiteradas oportunidades ha referido a los nichos de corrupción de la justicia y seguridad locales, tiene en sus manos las únicas pruebas que hasta ahora expuso el subcomisario Guillén, que como él mismo informó, aún no denunció penalmente.

Coment� la nota