Fortín de Piedra, más allá de la 46

Fortín de Piedra, más allá de la 46

TRAMA recorrió las instalaciones del campo estrella de Tecpetrol en Vaca Muerta, hoy el mayor yacimiento de gas del país. Rasgos diferenciales de un proyecto único que desafía paradigmas petroleros

Modelo de gestión industrial con impronta siderúrgica. Los Líderes del futuro. Porque es una realidad que trasciende largamente la discusión con el gobierno por los subsidios al gas no convencional.

La historia del yacimiento que explota la petrolera del Grupo Techint puede ser contada a través de distintos lenguajes. El modo cuantitativo da cuenta de la imponencia del proyecto: inversiones por más de u$s 1.800 millones en apenas 18 meses; 17,5 millones de metros cúbicos diarios (MMm /d) de gas, que representan un 12% de la oferta nacional y equivalen a 111.500 boe/d, al tope del ranking de productores de Vaca Muerta; siete equipos de perforación y dos sets de fractura operando en simultáneo durante más de 12 meses; y un campamento con cerca de 5.000 operarios que construyeron las facilities de superficie, que aún están en fase de terminación. Sencillamente, no hay antecedentes de un desarrollo de tal magnitud en la historia petrolera argentina. Hoy es el mayor yacimiento onshore de gas de la Argentina.

Sin embargo, la recorrida por el campo y la interacción con los profesionales que participan del proyecto transmiten una faceta diferente, relacional, más humana y constructivista. Fortín es mucho más que un conjunto de pozos de gas con excelentes resultados de producción. Que lo es, claro está. Pero ante todo es el resultado del trabajo de cientos de personas con distintas edades, formaciones y responsabilidades coordinadas por una organización potente como el Grupo Techint. Cuesta visualizar esa dimensión desde una óptica urbana, consumidora. Fortín de Piedra deja traslucir las habilidades de Tecpetrol, pero también el know-how de Tenaris y Techint Ingeniería y Construcción, otras unidades del holding que preside Paolo Rocca. Es un proyectoapuntalado por tecnologías del upstream petrolero –equipos skidding rigs, que se pueden desplazar sin la necesidad de desmontaje, y bombas superpotentes para fracturar hidráulicamente la roca generadora de Vaca Muerta–, pero también es la consecuencia de la incorporación al yacimiento de procesos siderúrgicos. El sesgo industrialista de Techint aparece comouna marca indeleble cuando se recorre la planta central de procesamiento de gas (CPF, por sus siglas en inglés), integrada por tres unidades Dupont que permiten tratar y separar los hidrocarburos en su punto de rocío.

La cantidad de tuberías de colores varios que recorren la planta remite a la arquitectura de una refinería. Soneros, toneladas de acero, montados –probablemente para siempre– en el medio de la nada. Constituyen, incluso, una realidad ostensible que excede largamente la discusión de Techint con el gobierno por la readecuación de la Resolución 46 del Ministerio de Energía, queal modificar el esquema de subsidios al gas no convencional afectó las finanzas de Tecpetrol.

Mujeres petroleras

Sobre una de las escalinatas que cruza de un lado a otro por la CPF, Raisha Zurakoski, una joven profesional que integra el equipo de Pad de Tecpetrol, explica los lineamientos generales del Systematic Efficiency Method (SEM), el método de mejora de procesos industriales que Techint adaptó a Fortín de Piedra para elevar la eficiencia. «Lo que hacemos es mapear toda la estructura del campo, recabamos la información de cientos de puntos, equipos, baterías, infraestructura, en distintos momentos. Medimos todos los tiempos y los contrastamos con un estándar establecido para cada maniobra particular», explica en diálogo con TRAMA.

Formada como geóloga en la Universidad del Comahue, Zurakoski tiene 27 años y se incorporó hace dos años a la planta permanente de Tecpetrol. La charla continúa en una de las salas de la base de operaciones de Fortín de Piedra. El suyo no es el único caso de una mujer con responsabilidades en tareas de campo; un segmento históricamente cubierto por varones. Ximena Díaz (27), ingeniera en Petróleo, y Agustina Martín (26), ingeniera química, también forman parte del equipo de Pad.

Coment� la nota