Firme apuesta de YPF a la construcción de una planta terrestre de GNL en Bahía

Firme apuesta de YPF a la construcción de una planta terrestre de GNL en Bahía

 El vicepresidente de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto, hizo referencia a la productividad del gas y reconoció que Bahía Blanca tiene grandes posibilidades de ser el lugar estratégico para la instalación de la primera planta de gas natural licuado (GNL) que permitirá exportar la producción local.

   “Hay un proyecto para instalar una planta de GNL, que puede estar en Bahía Blanca o Chile. Nosotros estamos viendo que es más factible Bahía”, contó Bizzotto desde Vaca Muerta, durante un recorrido por el yacimiento neuquino del que participó “La Nueva.”. 

   Según el directivo de la empresa estatal, el proyecto, que aún está en análisis, requiere de una inversión de 5.000 millones de dólares y una duración de 5 años desde el día en que se apruebe la inversión.

   “No es un desarrollo que lo pueda hacer una sola compañía. Hoy no hay inversiones por ese monto en Argentina”, expresó.

   Pese a que tanto Chile como Bahía Blanca son dos alternativas viables en cuanto a distancias, Bizzotto considera que la planta de licuefacción debe estar en el país y nuestra ciudad, por su acceso al mar, es el gran anhelo de las posibles compañías inversoras.

   “Hay que analizar los mercados pero nosotros estamos viendo y nuestra posibilidad es Bahía Blanca, principalmente porque nos gustaría que esa planta esté en Argentina”, agregó Bizzotto. 

   Para el ingeniero en Petróleo, el análisis se debe dar desde el punto de vista logístico, teniendo en cuenta que se debe retirar el gas del barco y destinarlo al lugar de venta. 

   Sin embargo, la opción de ubicar la planta en Chile tampoco se descarta ya que el principal cliente en el rubro es el sector asiático.

   “Estamos evaluando la factibilidad y construir la planta en un proyecto junto con las compañías más grandes del mundo, que son todas socias nuestras. Empresas que ya tienen ese tipo de inversión en otras partes del mundo”, argumentó.

   Bizzotto es consciente de que “nadie toma el riesgo” de invertir sin el apoyo de otras compañías y aseguró que al momento de llevarlo a la práctica, la planta debe ser abastecida con el gas de todas las compañías que participen.

Del gas al petróleo no convencional

   Es de público conocimiento que YPF constituye la principal empresa productora de hidrocarburos en la Argentina, sin embargo, la estrategia de la compañía consiste en maximizar la actividad en shale oil, el petróleo no convencional.

   Bizzotto aseguró que actualmente es poca la actividad en gas no convencional porque la situación de ese mercado en particular “ resulta bastante compleja”. Pese a que el cambio es estratégico, la compañía estatal es consciente de que la falta de demanda y el bajo precio convierten en un verdadero desafío la rentabilidad del gas no convencional.

   Por tal motivo, la necesidad de instalar una planta de GNL surge como inminente teniendo en cuenta que el mercado interno y regional es insuficiente. 

   “El razonamiento de la empresa es el siguiente: todo el gran área de Vaca Muerta va a tomar valor y va a poder desarrollarse cuando la Argentina tenga una planta de GNL, porque con el mercado interno no alcanza. Ni siquiera la exportación regional, porque exportar a Chile o generar energía y venderla a Brasil, es una bayaspirina”, dijo Bizzotto.

   Hoy en la Argentina se producen entre 120 y 130 millones de metros cúbicos de gas por día, aunque el gran anhelo de Bizzotto es lograr que Vaca Muerta multiplique varias veces esa producción y supere los 500 millones.

Los pozos más largos

   El directivo se refirió también al crecimiento en la producción que generó el cambio de las perforaciones verticales a las horizontales para los sondeos de exploración. 

   Desde la aplicación de los pozos horizontales, aquellos en los que se produce una inclinación de 90 grados con respecto a la vertical, lograron aumentar 8 veces la producción.

   En el área de la formación geológica los hidrocarburos se encuentra a más de 2.500 metros de profundidad y Bizzotto adelantó que están llevando a la práctica una iniciativa para realizar pozos de 4.000 metros de largo, cuando actualmente el mayor es de 3.280.

   La compañía hará una locación de la que saldrán otros 12 pozos horizontales y marcará un hito en la Argentina.

La arena, materia indispensable

   Una de las técnicas más habituales para la extracción de gas y petróleo no convencional es la estimulación hidráulica, la cual se lleva adelante una vez finalizada la perforación del pozo petrolero.

   Se trata de un fluido de fractura para abrir las fisuras de la roca, que se apuntalan con granos de arena especial para que no vuelvan a cerrarse. En ese espacio que existe entre los granos y a lo largo de las fisuras puede fluir el gas o el petróleo.

   En un principio, para la fracturación de los pozos no convencionales YPF importaba arena de China, Brasil y Estados Unidos a un valor de mil dólares por tonelada. Hoy la compañía cuenta con una planta propia en Vaca Muerta y el costo por tonelada, proveniente de la industria del vidrio en Entre Ríos, no supera los 180 dólares. Además, pasa por allí más de un millón de toneladas por año y se prevé el doble como límite.

Varias fatalidades y aspectos por mejorar

   Entre 2018 y 2019 se registró la muerte de 8 trabajadores. Bizzotto dijo que hay algunos aspectos que “deben mejorar”.

   “Los empleados cuentan con autoridad para detener cualquier actividad que amenace la seguridad, o el medio ambiente. “Tenés la autoridad, es tu responsabilidad y todos esperamos que lo hagas”, dice la credencial de acceso.

Coment� la nota