Fernández, intendente de Trenque Lauquen fue crítico, pero valoró acciones del gobierno anterior

Fernández, intendente de Trenque Lauquen fue crítico, pero valoró acciones del gobierno anterior

Fernández fue cauteloso y señaló que "en términos económicos nos encontramos con un lecho de rosas si lo comparamos con la situación de otros municipios de la región"

Si bien el intendente municipal de Trenque Lauquen dejó en claro durante la presentación del Informe de Gestión, lo heredado en algunas áreas que puede ser muy cuestionado, a lo largo de una media hora de lectura de 12 carillas fue prudente con la administración anterior.

El salón de actos del Centro Cívico con la asistencia de la casi totalidad de los funcionarios que integran el Departamento Ejecutivo, no tuvo ninguna decoración ajena a la austeridad que las autoridades comunales vienen imprimiendo en los primeros días de gestión. Solo un power point que fue exhibido sobre el fondo del escenario acompañó la palabra de Fernández, que luego brindó una conferencia de prensa con la sola presencia de tres personas ligadas con el medio. El resto se retiró raudamente, una vez concluida la lectura del informe.

Fernández fue cauteloso y señaló que “en términos económicos nos encontramos con un lecho de rosas si lo comparamos con la situación de otros municipios de la región”, a la par de destacar en dos oportunidades gestiones emprendidas por la administración anterior. Puso el acento, especialmente, en la continuidad de la denominada “Ciudad Satélite” para el común, y “Ampliación Urbana” para los especialistas. El mandatario comunal hizo presagiar que ese sería el trato que dispensaría a la gestión de Raúl Feito y su equipo, cuando expresó a los pocos segundos de haber comenzado: “Esta evaluación nunca tuvo ni tiene la intención de marcar culpabilidades, ni mucho menos eludir responsabilidades”.

El intendente de Trenque Lauquen, al hacer referencia a lo económico y financiero, luego de recordar las dificultades que se debieron asumir para hacer frente a los sueldos y salarios, expresó que “el cierre arrojó un déficit de casi 4 millones de pesos, exactamente de 3.991.562 pesos”. Previamente había expuesto que “la deuda flotante ascendía a 8,4 millones de pesos y que ya fue abonada por la administración que encabeza”.

Cuando se refirió a una de las áreas más sensibles de cualquier gestión municipal, Fernández dijo que en “la secretaría de obras públicas se observó desorden, desprolijidades administrativas, contrataciones directas que eludían licitaciones y gastos que pudieron haberse racionado”. Con relación a las maquinarias viales, informó que “se cuenta con 27 motoniveladoras, 10 de ellas son modelo 1977″, para agregar rápidamente que “el deterioro del equipamiento queda de manifiesto en el registro de roturas. Las camionetas, camiones, tractores y motoniveladoras del área permanecieron en el taller hasta 50 ó 60 días al año algunas de ellas, y es preciso subrayar que desde octubre a diciembre de 2015 permanecieron todas paradas en el taller“. Afirmó que “el cobro de la tasa que es superavitaria, hubiera permitido un plan progresivo de renovación de la flota en cuatro años”.

Hizo mención, como punto central a las obras comprometidas, muchas de ellas cobradas y no ejecutadas.“El compromiso asumido es de 92.383.985 pesos, valorizados al 10 de diciembre”, indicó. En este sentido, Fernández destacó que “la existencia de dinero en cuenta de fondos afectados y una proyección a 12 meses de las fuentes de recaudación de, por ejemplo las viviendas de círculo cerrado, que da un monto de 83.584.945″. Sin entrar en mayores detalles, el Jefe Comunal trenquelauquense puntualizó que “heredamos cuestiones como viviendas entregadas sin planos de gas aprobados, pocas de ellas con instalaciones de bombas y perforaciones para el doble circuito sanitario. Dentro de esta Secretaría detectamos falta de control de stock de materiales y seguimiento de circuito de los mismos”.

Fernández también se detuvo durante varios minutos en el área de Servicios Públicos, especialmente la provisión de agua corriente. Fue uno de los problemas más serios que encontró a poco de asumir, con una red que mostraba serios y graves deterioros, lo que se traducía en pérdidas en distintos lugares y, por supuesto, en abastecimiento a los pobladores. Ello motivó que declarara la emergencia en la materia.

Dijo ante funcionarios y periodistas que “el sistema de agua tiene un crecimiento sin plan director, válvulas y bombas fuera de servicio; clorinadores sin funcionamiento, conexiones directas sin medidor; no existe medición de caudal de salida en Mari Lauquen ni de llegada a la copa; no hay controles de alerta en cisternas o copa de agua y detectamos facturas de compras directas para equipamiento sin control del gasto”. Agregó que “la ciudad cuenta con 14 mil conexiones, y las perforaciones existentes extraen 17 millones de litros por día. El 70 % de ese consumo proviene de Mari Lauquen, a 25 km de la ciudad”. Sin expresiones altisonantes, el intendente mencionó lo que quizá deberá investigar, cuando apuntó que “las obras del SPAR del año 2012 no arrojaron beneficios, esos pozos están salinizados, arrastran arena y contienen arsénico. La incursión en El Mate en el año 2014 tampoco dio resultado. Hay que decirle la verdad a la gente, no tenemos de dónde sacar agua y no podemos dar respuesta a la demanda creciente y la ampliación urbana. Las alternativas son muy costosas y estamos dispuestos a asumir ese desafío porque garantizar el futuro del agua implicará pagar más”. Fue más allá al puntualizar que “la diferencia entre los metros cúbicos producidos y los registrados como consumo domiciliario es del 70 %. Esto quiere decir que 7 de cada 10 litros de agua que producimos y transportamos desde Mari Lauquen se pierde por roturas en la red o bien no eran informados en los medidores. Es inconcebible que existieran 2 mil relojes que extrañamente no funcionaran y que La Serenísima que consume 800 mil litros por día no tuviera un caudalímetro funcionando”.

El intendente municipal de Trenque Lauquen también se refirió al personal, señalando una vez más que “nosotros no echamos a nadie como muchos decían. Sólo no siguieron aquellos funcionarios que eran secretarios y directores de la gestión anterior, y pretendían quedar como empleados. No echamos a nadie y para nosotros la cuestión ideológica o partidaria no es una vara para medir el rendimiento del personal. La gestión anterior ingresó 171 empleados durante 2015; a nosotros no nos interesa por qué partido político ingresaron, sí queremos que trabajen y se pongan la camiseta de la Municipalidad”. Miguel Fernández, en este sentido, dio más números, exponiendo que “contamos con 1774 empleados, de los cuales 1163 revestían en planta permanente, 490 en temporaria, 103 docentes de la Escuela Municipal y 57 cooperativistas que quedaron vinculados al Municipio luego del Plan Argentina Trabaja”. Insistió en que se ha realizado y se sigue realizando un estudio pormenorizado de las funciones que cumplen cada uno de ellos, para eficientizar la prestación de los servicios, y mostró el costado crítico cuando dijo “vimos recategorizaciones meteóricas, empleados que con 5 años de antigüedad crecían 10 categorías, y otros que con 30 años no ascendían nunca”. Luego en la conferencia de prensa reconoció que el ex titular del área de mantenimiento de caminos, señor De Pablo, fue recategorizado antes de dejar la función. Pasó de la categoría 2 a la 6. Se sabe que el mencionado ex funcionario, inició una demanda judicial contra el municipio.

Al referirse al área de salud, a la que siempre se le asigna especial importancia, el intendente apuntó que “en el hospital no hay un modelo de Gestión que, de forma integral, incluya el planeamiento, la administración y el control. Los circuitos, los procesos y las interrelaciones entre áreas funcionan de acuerdo a la costumbre o a la última indicación de la autoridad correspondiente pero no están actualizados ni integrados”. Abundó en mayores detalles cuando dijo que “el Hospital tiene un 45 % de ocupación de las camas, de manera que los recursos están sobredimensionados. Están preparados para tener 91 camas funcionando con todo el personal que eso requiere y sólo se ocupan menos de la mitad de ellas. Esto ocurrió en 2014 y también en 2015, con lo cual no es un desajuste estacional sino más bien estructural”. Señaló en torno a lo edilicio que “la estructura es heterogénea, buena en los sectores remodelados y con clara dificultades en los sectores no remodelados, que pueden ser mejorados y se está en ese proceso, aunque no hubo un plan maestro para las modificaciones en el Hospital”.

Con relación a Higiene Urbana y Prolim, áreas a las que calificó como uno de los ejes claves de Trenque Lauquen, que “las áreas necesitan recursos para mejorar la flota especialmente camionetas y herramientas básicas para funcionamiento diario de los servicios que no se han modernizado nunca; y mejoras en la Planta de Tratamiento de Residuos”. Subrayó que“faltan medidas de seguridad para el predio en general. Sólo en la primera semana de diciembre se encontraron depositados aerosoles (los pomos de espuma de los Corsos 2014/2015), alcoholes inflamables, combustible y venenos banda roja, todos en proximidad sin señalización, en algunos casos a la intemperie bajo el sol del verano”. Siguiendo con el Prolim, Fernández dijo que “el horno pirolítico funciona en pésimo estado y no tuvo mantenimiento por años. La ambulancia que realizaba la recolección del residuo patológico tenía el piso roto y problemas mecánicos. De los 2 los hornos, sólo funciona uno y muy mal. Sus chimeneas corroídas emiten humo tóxico tanto dentro del predio como al exterior, exponiendo a los trabajadores, que no tenían la indumentaria correspondiente a grandes riesgos de salud”.

Al reconocer a la gestión de Feito, el intendente dijo textualmente: “No tenemos ningún problema en decir que también encontramos cosas muy bien hechas en la gestión anterior y la continuidad de políticas de Estado como la política de tierras y los avances producidos en la Ampliación Urbana. También destacamos la infraestructura de los edificios de los jardines maternales, centros de salud y un ritmo de obra pública que, aún con severas irregularidades administrativas, supo dar respuesta en buena parte a la demanda habitacional que sigue siendo alta y es un desafío para éste y próximos gobiernos municipales”.

Concluyó su exposición expresando que “A los vecinos, decirles que nos hubiera gustado hacer mucho más en estos 85 días, pero –y sin que suene a excusa- ordenar las áreas de la Municipalidad era importante para obtener una plataforma en la cual hacer pie y comenzar a desplegar nuestro proyecto que sería inviable si lo hiciéramos en un terreno arenoso, poco transparente y muy confuso que fue el que encontramos el 10 de diciembre”.

Algunos de los funcionarios consultados por Infoecos y Las Radios de Trenque Lauquen manifestaron su complacencia por esta forma de informar en torno a la gestión, a la par de augurar que debe repetirse periódicamente, porque “será beneficioso para los habitantes”.

Sobre las respuestas dadas en conferencia de prensa, informamos por separado.

Coment� la nota