Se extiende la sequía en la zona norte y los usuarios dependen de los bidones de Absa

Se extiende la sequía en la zona norte y los usuarios dependen de los bidones de Absa

En Villa Castells y Gonnet hay sectores en los que no sale una gota de las canillas. Vecinos dicen que el agua, cuando sale, es “intomable”.

En una jornada de calor infernal, muchas zonas permanecieron con baja o nula presión de agua y los vecinos pusieron el grito en el cielo a raíz de la sequía que padecieron en uno de los días mas calurosos del año.

En Gonnet los vecinos que viven en las calles 508 y 509 de 20 a 21 subrayaron que en los últimos tres años tuvieron problemas con el suministro de agua, pero en las últimas 48 horas directamente no subió nada a los tanques.

“Llegaron las facturas de Absa correspondientes a enero y febrero, vamos a tener que pagar casi dos mil pesos y no tenemos ni una gota, no sé cómo no tienen vergüenza de cobrar por un servicio que no se da”, contó Adriana Silvera, una de las tantas vecinas de Gonnet afectada por la falta de agua.

Como se informó en las últimas horas, también sufrió ese problema un amplio sector de Villa Castells, que desde hace dos días está con las canillas secas. Según pudo saberse en ese caso fue producto de una avería en la red de agua.

Según señalaron ayer por la mañana, cuando el termómetro ya empezaba a superar los 30 grados, el suministro en los hogares todavía brillaba por su ausencia y vecinos de una vasta zona fueron a la delegación comunal para asirse de los bidones que provee la empresa ABSA.

Tal como anticipó el Servicio Meteorológico Nacional, hoy la temperatura seguirá subiendo y los vecinos temen que continuarán agobiados como en las últimas horas.

“No podemos refrescarnos, pero además se dificultan las tareas domésticas como lavar la ropa, lavar los platos o usar el baño”, dijo una mujer.

Para conseguir agua los usuarios tuvieron que dirigirse hasta la delegación municipal donde se entregan los bidones que suministra ABSA.

“Entregan seis bidones por familia”, contó una usuaria de 12 y 491 que se identificó como Claudia.

En medio de ese calvario, la mujer sostuvo que “baja presión hay siempre, pero en los últimos días no tuvimos agua”. Por este motivo fue al centro comunal donde se encontró con una gran cantidad de vecinos con el mismo problema.

La gente se quejó por esperas que se prolongaron durante buena parte de la mañana.

Por su parte, Silvia Gómez, vecina de 12 y 491, contó que la escasez de agua se agudizó desde el sábado.

“Todavía estamos a la espera de que nos devuelvan este servicio”, apuntó otro vecino.

Además se indicó que en 12 y 489 la gente pasó el último fin de semana casi sin una gota de servicio.

ABSA comenzó a suministrar agua envasada tiempo atrás por los problemas de potabilidad y los riesgos a los que estaban expuestos los usuarios, aunque en estas jornadas de calor son cada vez más los vecinos con canillas secas en sus hogares que se acercaron para conseguir los bidones.

“Hace un mes que no tenemos presión en la zona de 461 entre 19 y 20 de City Bell, a pesar de los reclamos no se da una respuesta”, afirmó un vecino.

También se remarcó que en los últimos años creció mucho la población, muchos domicilios hicieron piletas, hay mas comercios, restaurantes, clubes, lavadero de autos, y los vecinos opinaron que no se hicieron obras adecuadas.

“Desde octubre de 2018 hay graves problemas con el agua, pero no hay ni solución, ni controles; seguimos con un hilo de agua siendo que es un derecho fundamental”, sostuvo Liliana, vecina de la zona Norte que además consignó que paga facturas de 700 pesos y no tiene pileta.

Coment� la nota