Estudiantes tiene media copa rota y anda sufrido como tango de otoño

Estudiantes tiene media copa rota y anda sufrido como tango de otoño

Perdió 1 a 0 con Atlético Nacional y definirá la clasificación el martes 21 de abril en Ecuador

"Aturdido y abrumado, por la duda de los celos, se ve triste en la cantina un bohemio ya sin fe…”

Cuando Andrés Calamaro compuso Copa Rota, para el inolvidable y exitoso Hasta Luego (disco que marcó la despedida de Los Rodríguez en 1996), no imaginó que en sus letras podrían resumirse tantas historias de vida, de personas y también de grupos o equipos.

Es que el Estudiantes versión 2015 ha perdido definitivamente la fe, y su técnico, que se presentó como un bohemio traído de España ante el universo del resultadismo, parece estar tan aturdido como abrumado al momento de parar el equipo, tal vez por la duda que les genera los celos de haber estado a escasos 50 metros de quien pueda conviertirse en su sucesor... 

El Pincha volvió a perder de local y la clasificación en la Libertadores depende de un triunfo de visitante. Algo que por ahora no ha ocurrido en lo que va del año en el plano internacional. 

Con cinco jugadores en el fondo, luego con cuatro y finalmente con tres, Estudiantes nunca pudo encontrarle la vuelta al partido, a pesar de que en el segundo tiempo mostró actitud para buscar el empate. 

Sin profundidad en los últimos metros y dependiendo de las individualidades de Cerutti o Desábato en las pelotas paradas, sufrió las decisiones del árbitro que le anuló un gol  y lo dejó con los nervios destrozados por la ingrata suerte que se fue...

En un contragolpe del destino, cuando esa fiebre de obseción por una victoria caída desd elas tribunas, Mejía se aprovechó de lentitud de Desábato y logró escabullirse ante el achique de Schunke para definir cruzado ante Navarro y poner arriba a los colombianos.

El ingreso del reclamado Acosta en la parte final no fue suficiente para borrar la huella de ese beso       traicionero que lo persigue desde los últimos partidos y le marca la falta de generación de juego que se torna desesperante con el correr de los minutos. 

Con un cabezazo de Carrillo, un remate de Sánchez Miño y una corrida en velocidad de Auzqui, Estudiantes justificó ser más que su rival  en el complemento, y casi que se animó a gritarle al Mozo de la Conmebol “sírvame otra”. 

Sufrido como un tango de otoño, ahora deberá jugarse un pleno en Guayaquil para clasificar y no verse lastimado con los vidrios de una copa rota. 

Síntesis:

Estudiantes: Hilario Navarro; Jonathan Schunke, Sebastián Domínguez y Leandro Desábato; Mauricio Rosales, Leonardo Jara, Leonardo Gil, Juan Sánchez Miño y Alvaro Pereira; Ezequiel Cerutti y Guido Carrillo. DT: Mauricio Pellegrino.

Atlético Nacional: Camilo Vargas; Alvaro Nájera, Alexis Henríquez y Oscar Murillo; Diego Peralta, Alejandro Bernal, Jairo Palomino y Yulián Mejía; Alejandro Guerra, Luis Ruiz y Juan Valencia. DT: Juan Carlos Osorio.

Gol en la primera etapa: 36m. Mejía (AN).

Cambios: segundo tiempo, al inicio Luciano Acosta por Rosales (E), 13m. Jefferson Duque por Guerra (AN), 19m. Jonathan Copete por Valencia (AN), 20m. Carlos Auzqui por Gil (E), 31m. Farid Díaz por Palomino (AN) y 33m. Román Martínez por Domínguez (E).

Amonestados: Cerutti en Estudiantes; Henríquez y Vargas en Atlético Nacional.

Estadio: Ciudad de La Plata.

Árbitro: Daniel Fedorczuk (Uruguay).

Coment� la nota