Entre la escasez del recurso y el aumento de la competencia

El informe elevado a la Provincia describe la actualidad del sector, que ya se encuentra en emergencia. Afirman que sufren la pérdida de rentabilidad del producto así como el constante incremento de los insumos.
En el amplio informe elevado a la Provincia, la Sociedad de Patrones Pescadores hace una detallada descripción de la situación de las lanchas amarillas, que padecen simultáneamente la escasez del recurso y el constante incremento de la competencia.

Tras recordar que el sector está la ley 12.501 declaró la emergencia del sector, por la falta de recurso frente a Mar del Plata, describe que estas lanchas "cuentan con limitaciones en lo relativo a su máximo alejamiento de la costa, impuestas por sus propias características, así como de la habilitación de quienes las conducen y de las características propias del ambiente en el cual operan, determinado todo ello por la autoridad competente en la materia".

"Como consecuencia de las limitaciones operativas -continúa- se produce migración de personal capacitado con títulos habilitantes hacia unidades más competitivas, rentables y con mejor habitabilidad, quedando este sector despoblado de personal experimentado".

Asimismo recuerdan que estas lanchas "desarrollan su potencial de actividad con especies de hábitat intermareal y de aguas someras, como langostino, camarón o cornalitos" y advierten que "las especies costeras y pelágicas a las que por tradición hemos defendido y de las que hemos hecho un uso estacional, regular y sostenido, como la anchoíta y la caballa, año tras año fueron mermando el arribo en abundancia y talla comercial requerida por los mercados a nuestro reducido radio de acción, lo que viene provocando una rentabilidad negativa".

"El agotamiento de la biomasa merluza común -continúan- hace que la flota mayor sin antecedentes en la captura vuelque sus expectativas hacia éstas utilizando dicho arte (red de media agua) exponiendo a la anchoíta y la caballa a una degradación prematura, contribuyendo a sobre-estoquear el mercado y produciendo un marcado descenso en los precios de comercialización".

Por otra parte advierten que "las zonas de esfuerzos restringidos han caído en abstracto dado que el recurso lo atajan antes los más grandes" y consignaron que a esto hay que "agregar la presión por un espacio dentro de la costa de embarcaciones deportivas no controladas ejerciendo pesca comercial encubierta".

"Las embarcaciones descubiertas encuentran menores posibilidades en cuanto al mantenimiento a bordo del producto de la pesca, en virtud de que deben regresar en lapso más breve a puerto para efectuar la descarga -continúan-. Reciben presión de unidades modernas de 28 metros, de altura merluceras, que se comportan como costeros de rada o ría y costeros lejanos sobre las especies variadas-pescadilla".

Según la Sociedad, esto se produce "como consecuencia de la implementación de la resolución de la Sagpya 65/07 que reduce cupos de merluza hubbsi, al norte del 37º S y hasta las cinco millas, y que ataja el recurso antes de que baje de norte a sur hacia las primeras dos millas reservadas para la pesca artesanal al sur del 37º S".

Otro inconveniente, según la entidad, es "el aumento progresivo de los insumos fijos operativos por embarcación y sobre todo el aumento acumulativo que ha tenido el precio del gas oil, además de impuestos distorsivos y presión tributaria que restringen la salida a probar".

También mencionan "los cambios climáticos importantes y generalizados con alarmante rapidez en los últimos años que provocan variabilidades ambientales hidrometeorológicas que provocan escasos días operativos de explotación durante el año frente a Mar del Plata para las lanchas".

Asimismo recuerdan que "no existen para este tipo de flota puertos operativos alternativos o refugios (sean naturales o artificiales" entre Mar del Plata y General Lavalle que resguarden la vida del hombre en el mar y posibiliten la descentralización operativa en búsqueda de los cardúmenes objeto de su explotación".

Explican que "la situación de espera del recurso crea incertidumbre en el cumplimiento de abastecer el mercado en tiempo calidad, cantidad exigida por los mercados internacionales con la seriedad y continuidad necesaria".

Por último advierten que "el agotamiento de la biomasa merluza común hace que la flota mayor, sin antecedentes en la captura, vuelque sus expectativas hacia la anchoíta-caballa, utilizando la red de media agua y exponiendo a la especie a una degradación prematura contribuyendo a sobre estoquear el mercado, y produciendo un marcado descenso en los precios de comercialización".

Coment� la nota