Eficiencia energética en las Estaciones de Servicio: Consejos para ahorrar electricidad

Eficiencia energética en las Estaciones de Servicio: Consejos para ahorrar electricidad

Andrea Heins, ex subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética de la Nación y actual consultora, precisa algunos aspectos que los estacioneros deben tener en cuenta. Asegura que con muy pocas inversiones se pueden lograr beneficios de hasta un 10 por ciento.

“Hay diversas oportunidades para generar ahorros en el consumo de energía”, subraya Andrea Heins, ante la consulta de surtidores.com.ar.

La ex subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética de la Nación y actual consultora independiente, quien forma parte de la empresa de Juan José Aranguren, Energy Consillium, confía que ha recibido algunas inquietudes por parte de estacioneros deseosos en reducir sus montos tarifarios.

“Los consumo de energía en estas empresas son importantes y nos encontramos en un momento que cualquier negocio que pueda mejorar su margen con la reducción de sus tarifas es bienvenido”, observa Heins.

Según la ex funcionaria, se pueden realizar mejoras de eficiencia partir de cambios menores con bajos costos, que pueden producir ahorros de entre un 5 y 10 por ciento. Y asegura que realizando inversiones el consumo puede llegar a rondar el 30 por ciento.

“La primera recomendación que hago es obtener un diagnóstico: realizar una auditoría energética de toda la Estación e identificar en cada caso en particular cuáles son las oportunidades de mejora y realizar los cambios más convenientes que permitan obtener la mayor eficiencia con inversiones que logren amortizarse en un plazo estimado”, aconseja Heins.

Ahorros en la tienda

“Los mayores consumos suelen estar en las tiendas, que, mientras más grandes son y más servicio prestan, significaran un mayor consumo de energía”, observa la ex funcionaria, al tiempo que divide esta área en tres grandes grupos.

Primero, la cocina. “Se pueden obtener temporizadores, reguladores de temperatura que permiten mejoras en los consumos”, señala. Un caso sería utilizar los equipos de cocción durante los horarios de mayor demanda para minimizar su uso.

Segundo, la refrigeración de alimentos y bebidas. La especialista recomienda dejar de utilizar heladeras sin puerta e instalar aquellas de vidrio e, inclusive, las que están equipadas con doble vidrio, capaces de conservar más el frío. Del mismo modo, que cuenten con luminarias LED. “Lo que no es LED genera calor dentro de la heladera y eso provoca un consumo extra”, indica.

Asimismo, la consultora recomienda que la conservación de alimentos no sea excesivamente fría. “Esto tiene un doble efecto: no sólo la heladera consume más sino que el motor calienta el ambiente y en verano requerirá mayor demanda en el aire acondicionado”, destaca.

En tercer lugar, el aire acondicionado. Tal como remarcó hasta el cansancio la ex funcionaria durante su paso al frente de la Subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética, recomienda que el equipo esté en 24 grados durante el verano y a 21 grados en invierno.

En la playa

En lo que respecta a la playa, Henis observa como paso positivo que muchas Estaciones de Servicio ya han migado a las luminarias LED. Pero señala que como medida complementaria podrían instalarse células fotosensibles, “como para asegurar que las luces exteriores estén prendidas cuando hacen falta”, indica y agrega: “Es un equipamiento muy económico donde el resultado es inmediato”.

También, comenta que en el área de despacho de combustible hay oportunidades de mejora, pero el costo ya es mayor. “Se pueden realizar recambios en las bombas por motores más eficientes, pero esto requerirá de mayor inversión. Habrá que analizarla en función de la vida útil y del ahorro que pueden llegar a generar cambios de este tipo”, remarca Heins.

Coment� la nota