En EE.UU., el alivio del cheque salvador

La protección que ampara al desempleado varía si éste es residente o ciudadano norteamericano
WASHINGTON.- Muchos lo consideran un auténtico alivio, un modo de seguir adelante y pagar las cuentas mientras el puesto de trabajo que se busca no aparece. Y lo cierto es que hoy, en la superpotencia, más de 11 millones de personas siguen adelante con su economía doméstica gracias al seguro de desempleo que, por un plazo de dos años, puede aliviar la angustia de no tener ingreso fijo.

Y en esto, como en todo, también hay categorías. La protección que ampara al desempleado varía según su condición. Hay un seguro para ciudadanos de los Estados Unidos y otro para extranjeros con tarjeta de "residente". Los inmigrantes con visado de trabajo que no tengan ninguna de las dos condiciones anteriores no están alcanzados por el beneficio.

En rigor, la estadística muestra que son los residentes los que más seguro de desempleo cobran: más del 50% del total de beneficios registrados en este tiempo de récord absoluto corresponde a no ciudadanos.

La diferencia entre uno y otro es la carga presupuestaria: en el caso de los ciudadanos, el pago corre por cuenta del estado federal; en el de los residentes, en cambio, el pago es a cuenta del presupuesto de cada uno de los cincuenta estados que componen el país. Y, si el residente cambia de estado y se muda a otra parte del país, pierde el beneficio.

Hoy se tramitan cerca de 8000 solicitudes cada semana. "Cada aspirante se presenta con un certificado de su ex empleador, en el que consta el tiempo en que la persona estuvo trabajando, así como la certeza de que el fin de la relación laboral fue por causas del empleador y no por mal desempeño del empleado", explicó un abogado laboralista. En esto hay mucha cautela para evitar fraudes o el pago encubierto de indemnizaciones a cargo del erario.

A los pocos días, se procesa el pago, que generalmente se percibe en dos cheques mensuales, uno por quincena. El cálculo de lo que el beneficiario cobrará en concepto de seguro depende de varios factores, pero siempre es una ecuación que tiene en cuenta el sueldo que se cobraba y la antigüedad de la persona en el puesto.

"Yo ganaba 3000 dólares mensuales y, en total, mi seguro de desempleo por el estado de Florida llegaba a los 1600", recordó a LA NACION Ignacio Vera, un chileno residente que percibió el beneficio durante siete meses, tras haber perdido su puesto como técnico de construcción en una empresa edificadora.

Entre los requisitos obligatorios para cobrar el beneficio figura el de comprobar fehacientemente que se está buscando un nuevo trabajo, trámite que se concreta con unos formularios en los que figuran las tramitaciones del beneficiario para conseguir un nuevo ingreso.

La economía esta tan deprimida que hay quienes consideran más ventajoso cobrar el seguro que cobrar un sueldo menor. Entre las medidas que adoptó Obama, figura la extensión de los beneficios de desempleo para que, llegado el caso, se puedan cobrar pasados los dos años de límite.

Además, el mandatario pidió ayer al Congreso que destinara a préstamos para las pymes un fondo de 30.000 millones de dólares que había sido asignado para rescatar a Wall Street. Según él, la iniciativa ayudará a recuperar empleos.

Comentá la nota