Desalojó a los tiros a una familia que usurpó su vivienda

Desalojó a los tiros a una familia que usurpó su vivienda

Una pareja y sus hijos se instalaron en la casa para pasar la noche. A la madrugada fueron sorprendidos por el dueño. Hubo tres heridos

El dueño de una casa deshabitada sorprendió a una familia que se había instalado en su propiedad y junto con su hijo y otras personas la puso en fuga en un violento cruce en el que hubo disparos de arma de fuego y se arrojaron proyectiles. Como saldo del enfrentamiento, tres personas resultaron heridas.

El incidente se registró alrededor de las 7 en una casa del barrio Los Plateados, que está ubicado al oeste de la Circunvalación, a pocos metros del cruce con la ruta provincial 33.

Según confirmados fuentes ligadas a la investigación del caso, Tomás Rodríguez (58) tiene una casa en construcción que está deshabitada. Ayer a la mañana se enteró que una pareja y sus dos hijos estaban en la casa por lo que junto a su hijo Ceferino (32), una policía que es familiar y otra persona no identificada se dirigieron en una camioneta Ford F100 hasta su propiedad.

En la vivienda estaba Walter Matías Díaz (31) junto con su mujer y sus hijos de 7 y 9 años, quienes la noche del sábado ocuparon la vivienda con intenciones de pasar la noche, según explicaron a El Ancasti vecinos y fuentes consultadas.

"Me despertaron los balazos y escuché gritos por lo que salimos a ver qué pasaba", le dijo un vecino, que pidió la reserva de su identidad. El hombre tiene su casa a 50 metros del escenario del conflicto y fue testigo directo del incidente, y contó que el dueño de la casa, Rodríguez, junto a su hijo sorprendieron a la familia mientras dormía.

"Los acompañaba una mujer policía, que estaba uniformada, y que me amenazó con el arma reglamentaria para que no me metiera".

A causa de la pelea, Díaz resultó baleado en un hombro y fue trasladado al Hospital San Juan Bautista y quedó alojado en la sala de terapia intensiva. La herida había sido producida por una bala calibre 22, cuya arma no fue encontrada, pero su estuche estaba en la caja de la camioneta Ford F100 en la que llegaron los Rodríguez. Por su parte, éstos también resultaron heridos ya que un puñado de vecinos salió en defensa de Díaz y su familia, y los atacó arrojándoles piedras y proyectiles, por lo que Tomás sufrió un corte en su cabeza y fue hospitalizado al igual que su hijo. En tanto que la camioneta -que quedó secuestrada- tuvo importantes daños.

El caso fue informado a la comisaría de San Isidro y a la Unidad Judicial N° 10. El fiscal de instrucción en turno, Juan Pablo Morales, dispuso una serie de allanamientos en los que se secuestró una carabina y el arma reglamentaria de la policía.

Por el caso, el conductor de la camioneta fue aprehendido pero en las próximas horas recuperaría la libertad. La fiscalía aguardaba la evolución de los hospitalizados para ordenar medidas restrictivas de la libertad.

En la calle

"Esta familia vive prácticamente en la calle. Él (por Díaz) es perseguido por la (comisaría) Décima y se fueron del barrio. Hay veces que duermen en el puente. Ayer (por el sábado) estaban por dormir en nuestro auto pero decidieron pasar la noche en la casa, que está abandonada hace mucho tiempo", dijo una vecina.

Coment� la nota