Demandas por mala praxis: sólo el 6% termina en una condena

Afectan a 1 de cada 5 profesionales bonaerenses. Traumatología, obstetricia y cirugía son las especialidades más demandadas.

Por Luciana Mateo

Corresponsal en La Plata

lucianamateo@hotmail.com

En los últimos años las demandas por mala praxis a médicos e instituciones sanitarias se han vuelto habituales, tanto que hoy en día afectan a 1 de cada 5 profesionales de la salud de la provincia.

Los cambios en la relación médico-paciente, el fácil acceso a la información que circula en internet y la aparición de la denominada ?industria del juicio? son señalados por los especialistas como las principales causas de esta problemática.

Pero también el desconocimiento y violación de los derechos de los pacientes por parte del equipo de salud constituye un factor que incide en el aumento de las acciones judiciales.

Según datos del Ministerio de Salud bonaerense, los juicios de responsabilidad profesional -mal llamados de ?mala praxis?- aumentaron un 22% en el último año, con demandas que promedian los 550 mil pesos.

Así y todo, ?sólo el 6% de los juicios por mala praxis termina en una condena?, dice a LA CAPITAL Cecilia Pozo, coordinadora del Programa de Prevención y Asistencia Médico Legal en Salud Pública de la cartera sanitaria.

Y agrega que ?el 94% de las situaciones se arregla o directamente no hay lugar para que haya juicio?.

Pozo señala la necesidad ?primero- de trabajar en prevención del riesgo y luego en la importancia de hacer correctamente la historia clínica del paciente para bajar la litigiosidad.

?La historia clínica es la prueba más fuerte que tiene el médico. Si la hace bien, con el consentimiento de todas las prácticas por parte del paciente y respetando sus derechos, muchos de los casos que hoy suceden no existirían?, asegura.

Algunas causas

Los profesionales sanitarios reconocen algo que es evidente: el error médico, la negligencia y la mala praxis existen, pero aseguran que no se corresponden con la cantidad de denuncias que hay.

Para Héctor Vazzano, presidente de la Mutual Argentina Salud y Responsabilidad Profesional, son múltiples las causas del crecimiento sostenido de las demandas.

?En primer lugar se perdió la relación médico-paciente; cuando el médico era de la familia y conversaba con ella no había problemas?, asegura.

Y añade que ?con internet se filtra información que no es real: se habla de medicina que no está basada en la evidencia y de curas mágicas; el paciente entra a mirar todo eso y luego le discute al profesional?.

Vazzano -que además preside la Federación de Clínicas de la provincia de Buenos Aires (Fecliba)-, dice que ?también ahora hay que atender a más personas para ganar lo mismo y eso resiente la atención?.

Medicina defensiva

Las especialidades más denunciadas son ?desde hace años- traumatología, obstetricia y cirugía general, aunque en el último tiempo también crecieron las quejas contra clínica médica, enfermería y odontología.

De acuerdo a los datos proporcionados por el Ministerio de Salud provincial, el aumento de las demandas -un 32% contra profesionales y un 68% contra instituciones públicas, privadas y de la seguridad social- ha llevado a una suba en el costo de la atención médica de entre el 5 y el 10% por el fenómeno de la ?medicina defensiva?.

Vazzano explica que ?por la medicina defensiva muchas veces se indican estudios de más, ?por las dudas?, sin tener en cuenta el riesgo que esto conlleva, porque tampoco es bueno hacerse radiografías, resonancias o tomografías permanentemente, el cuerpo va absorbiendo rayos y eso es malo?.

Cambio cultural

Desde la cartera sanitaria, Pozo agrega que para bajar la litigiosidad es necesario ?además de no errar en el diagnóstico médico- el mejoramiento de las relaciones interpersonales y el respeto de los derechos del paciente.

?Quien respeta los derechos del paciente, rara vez ?salvo que corte la pierna equivocada- va a tener una demanda por mala praxis?, sostiene, y ejemplifica que no todas las denuncias presentadas aluden a daños físicos; también las hay por violación del derecho a la información y a la intimidad.

?La desinformación hace que muchas veces el equipo de salud actúe de una manera incorrecta, quizás no voluntariamente pero sí creyendo todavía que existe una supremacía de poder del equipo de salud respecto de los pacientes?, remarca Pozo.

En Argentina, la Ley 26.529 establece que el paciente tiene derecho a ser respetado e informado de todas las prácticas que se le podrían realizar; a la intimidad y confidencialidad de su diagnóstico y a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos, así como también a revocar posteriormente su manifestación de la voluntad.

?Es extraño que tenga que existir una Ley que hable del trato digno y respetuoso?, dice Pozo.

En este punto, señala la necesidad de un cambio cultural: ?Durante 20 siglos se construyó una relación en la que el médico decidía sobre todo lo del paciente, pero desde hace 60 años el hombre empezó a ser el sujeto de todas las relaciones, y ese es un cambio de paradigma muy difícil para los médicos?.

Litigar sin gastos

Las asociaciones de profesionales reclaman por otra parte que están ?en inferioridad de condiciones? porque el paciente puede litigar sin gastos, es decir que todos los costos del juicio ?sea cual fuere el resultado- recaen sobre el médico.

Gustavo Marinucci, presidente de la Agremiación Médica Platense (AMP), explica a LA CAPITAL que ?el paciente inicia una demanda sin poner un peso ni ser responsable del error futuro. Si la demanda sale a favor del médico, sus abogados y los del denunciante igualmente los tiene que pagar él?.

?El médico se ve obligado a demostrar su inocencia, cuando la Constitución dice que uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario?, señala. Y agrega: ?Alguien debería demostrar mi culpabilidad, no yo tener que demostrar mi inocencia?.

Por otro lado asegura que las demandas ?y la cantidad de años que tardan en resolverse- terminan incidiendo en la salud del profesional.

?Hoy tenemos un 50% de médicos que están en tratamiento por estrés u otra enfermedad orgánica o psicológica?, cuenta el presidente de la AMP.

?Si te violan un derecho tiene que haber un abogado?

Los médicos se quejan además del accionar de los abogados inescrupulosos, los popularmente conocidos como ?caranchos?.

Pozo aclara al respecto que ?carancho no es un abogado: es una asociación ilícita compuesta por abogados y parte del equipo de salud?.

?Un abogado no ingresa a un hospital si no hay gente que le habilite el ingreso?, explica la coordinadora.

Para evitar la captación ilegítima de clientes, en septiembre pasado se puso en marcha en la provincia un protocolo de acción ?anticaranchos?.

El convenio ?un acuerdo entre los ministerios bonaerenses de Salud y Justicia y el Colegio de Abogados de la Provincia- prevé entre otros puntos que todos los hospitales públicos deberán contar con un espacio destinado a difundir sobre la captación ilegítima de clientes y a atender de manera gratuita a las personas que se acerquen.

?Hay un negocio, pero también hay gente que se dedica a hacer estos juicios y eso está muy bien, porque si te violan un derecho tiene que haber un abogado?, finaliza Pozo.

Coment� la nota