Crece la resistencia a medicamentos para tratar el VIH

Más del 10% de los adultos mostraron resistencia a dos fármacos en 12 de 18 países analizados, incluido Argentina.

Según el último reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre resistencia a drogas para tratar el VIH, uno de cada 10 adultos demostró no responder a dos medicamentos en 12 de los 18 países monitoreados, entre los que se encuentra Argentina.

Las personas que viven con el VIH son tratadas con un cóctel de drogas conocido como terapia antirretroviral. Utilizados en combinación, los medicamentos no matan ni curan al virus, pero pueden hacer que permanezca indetectable y, por lo tanto, sea intransmisible (I=I). No obstante, en algunos casos puede mutar a formas resistentes.

Para medir el alcance de ese problema, la OMS llevó adelante encuestas en 18 países y examinó los niveles de resistencia en personas que habían iniciado el tratamiento entre 2014 y 2018.

De acuerdo al HIV Drug Resistance Report 2019, en 12 países -Argentina, Swazilandia, Cuba, Guatemala, Honduras, Namibia, Nepal, Nicaragua, Papua Nueva Guinea, Sudáfrica, Uganda, Zimbabwe- más del 10% de los adultos mostró resistencia a los medicamentos efavirenz (EFV) y nevirapina (NVP).

"Creo que de algún modo hemos superado el límite", dijo a la revista Nature Massimo Ghidinelli, especialista en enfermedades infecciosas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Es que por encima del umbral del 10% de resistencia, no se considera seguro recetar esos medicamentos contra el VIH al resto de la población, debido a que la resistencia podría aumentar.

De acuerdo al informe de la OMS, en Argentina, el 10,9% de los adultos presenta resistencia a EFV/NVP. Las cifras más altas fueron las registradas en Honduras (25,9%), Sudáfrica (23,6%) y Cuba (22,8%). Dentro de la región, Brasil, Colombia se mantuvieron por debajo del umbral del 10%; también México, si se toma en cuenta el promedio entre ambos sexos (ya que en ese país más de una de cada 10 mujeres manifestó resistencia). Es que, en general, el problema de la resistencia es mayor entre las mujeres: el 12% muestra resistencia, respecto del 8% de los hombres.

A raíz de esta situación, según consigna el informe, la principal medida que están tomando los países es incluir en sus guías nacionales la utilización de otra droga, dolutegravir (DTG), como primera línea de tratamiento. En 2019, según la OMS, 82 países de ingresos bajos y medios informaron que estaban en transición hacia DTG. A fines de julio, basándose en nuevas evaluaciones de los beneficios y los riesgos de ese antirretroviral, la OMS recomendó su uso en primera y segunda línea para todas las poblaciones, incluidas las embarazadas y las mujeres en edad fértil (estudios anteriores habían señalado una posible relación entre el DTG y los defectos del tubo neural en hijos de mujeres que tomaban el fármaco en el momento de la concepción).

"El DTG es más eficaz, más fácil de tomar, tiene menos efectos secundarios que otras antirretrovirales y una alta barrera genética a la aparición de resistencia", argumenta la OMS.

"Los pacientes que están tomando efavirenz y están bien controlados no necesitan cambiar su medicación. Si toman la medicación todos los días no van a generar resistencia. Eso es muy importante para llevar tranquilidad, porque son miles y miles las personas que tienen que tomar efavirenz", señaló consultado por Clarín Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped y ex presidente de la Sociedad Internacional de Sida.

"Para los tratamientos nuevos -continuó-, si no se hace un test de resistencia basal que permita descartar ese 10% aproximado que hay en nuestro país a efavirenz, lo que hay que hacer es lo que se viene haciendo desde la Dirección de Sida en los últimos años, que es cambiar a dolutegravir como primera línea. En todos los casos, tanto efavirenz como dolutegravir asociados a otros medicamentos, en un esquema de tres drogas."

Sobre nevirapina, en tanto, Cahn consideró que los pacientes que están en tratamiento con la droga y no muestran resistencia no tienen por qué cambiar, pero afirmó que "es una droga que está desapareciendo de los vademécums y de hecho el ministerio dentro de poco va a dejar de comprarla".

Las causas de la resistencia todavía no se comprenden del todo, señala en el artículo de Nature Bertagnolio, especialista en enfermedades infecciosas de la OMS en Ginebra, Suiza, y coautora del informe. No obstante, apunta que uno de los factores podría ser la interrupción del tratamiento. La prevalencia de resistencia en las personas que reiniciaron la toma de EFV y NVP después de interrumpir el tratamiento fue mucho mayor (21%) que en los que la usaron por primera vez (8%).

"El aumento de la resistencia a los antimicrobianos (RAM) es una de las mayores amenazas para la salud mundial. Si no se aborda con urgencia, puede provocar millones de muertes, un aumento de infecciones nuevas y difíciles de tratar y un aumento de los costos de atención médica", afirma el informe de la OMS en su introducción. La autoridad sanitaria incluyó al problema entre las 10 principales amenazas a la salud en 2019. "Combatir la RAM, incluida la amenaza que representa el VIH resistente a los medicamentos, es un objetivo importante para la comunidad mundial", añade.

Y concluye que la prevención, el monitoreo y la respuesta oportuna a los niveles de resistencia a los medicamentos contra el VIH son "críticos" para alcanzar los objetivos 90-90-90 planteados por OMS-ONUSIDA para 2020 de que el 90% de las personas que viven con el VIH sepan que están infectadas, el 90% de los que conocen su estado estén en tratamiento y el 90% de las personas tratadas tengan carga viral indetectable.

Coment� la nota