La clínica del Neurodiagnóstico recibió $34 millones en dos años

La clínica del Neurodiagnóstico recibió $34 millones en dos años

Es la liquidación facturada al PAMI del sanatorio de Jujuy al 144. El sanatorio a cargo del neurólogo Emilio Benítez fue allanado en una causa de fraude a la obra social de los jubilados.

Entre enero y noviembre de este año, la Clínica del Neurodiagnóstico, investigada por fraude al PAMI, facturó $14.873.105 a la obra social de acuerdo a registros contables a los que accedió El Tribuno.

En 2017, la facturación total del centro médico ubicado en calle Jujuy 144 fue de $18.870.841, aunque con otro sistema de liquidación durante medio período, que fue cambiado por el organismo nacional que cubre a los jubilados y pensionados justamente para evitar posibles estafas y generar ahorro.

La investigación que lleva adelante el juez federal N§ 1 de Salta, Julio Leonardo Bavio, junto al fiscal federal N§ 2, Eduardo Villalba, trata de dilucidar cuánto de esos montos, y los correspondientes a otros años, podrían haber sido obtenidos mediante sobrefacturaciones y subprestaciones. 

La clínica ,que está a cargo del neurólogo Emilio Benítez, fue allanada el miércoles pasado por agentes de Gendarmería y el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) del Ministerio Público provincial, en el marco de la causa por supuesto fraude contra los fondos del PAMI que se inició tras la denuncia de una extrabajadora jerárquica del sanatorio.

La denuncia fue presentada en octubre pasado en Buenos Aires, ante la Unidad Fiscal para la Investigación de delitos contra PAMI, que dirige Javier Arzubi Calvo, quien la derivó a Juzgado Federal de Salta. 

Apunta contra el titular de la clínica, Benítez, el gerente de la misma, Daniel Tolaba, y quienes están a cargo de las auditorías médicas de la delegación salteña del Pami, por supuesta complicidad. 

En el allanamiento se secuestraron fundamentalmente historias médicas y registros de compra de medicamentos. 

Es que en la acusación se sostiene que en la clínica habrían aumentado de manera apócrifa la cantidad de días que los pacientes permanecían en la unidad de terapia intensiva (UTI) al fin de incrementar la facturación. 

De acuerdo a la denuncia, de manera sistemática se habrían falsificado los datos de los internados, para sumar entre tres y cuatro días más el tiempo que estaban en la UTI, cuando en realidad ya habían sido trasladados a una área de internación menos compleja. 

Ese modus operandi se podría haber efectuado solo hasta mediados del año pasado, cuando cambió la forma de liquidar del PAMI, que pasó de pagar por la prestaciones que se le brindaba a cada paciente al sistema de cápitas, con el que se le abona a las clínicas una suma fija por un número también fijo de afiliados, hayan recibido o no una prestación. 

La otra línea que se investiga tiene que ver con la supuesta adulteración de las facturaciones por medicamentos a la obra social. La hipótesis es que en la Clínica del Neurodiagnóstico se habría comprado el 40% de la provisión necesaria de remedios, pero la facturación al PAMI era como si se hubiera administrado el 100% de los insumos. Se sostiene, además, que el establecimiento no tendría la farmacia habilitada, por lo que no podría adquirir medicamentos del tipo psicofármacos y que éstos serían obtenidos, según la denuncia, de manera ilegal e incluso supuestamente robados del hospital San Bernardo. 

Irregularidad peligrosa

Un tercer punto que está incluido en la denuncia contra la Clínica del Neurodiagnóstico es la falta de certificación del establecimiento médico por parte del Programa de Fiscalización y Control de Calidad de los Servicios de Salud (Proficcssa). Ese requisito para comprobar los estándares mínimos de higiene y seguridad de un centro de internación es una falta grave que el PAMI no puede dejar pasar de un prestador. Las normas de la obra social son tajantes al respecto. 

Desde el PAMI aseguraron a este diario que hace dos semanas presentaron una intimación a la clínica para que se ponga en regla en un plazo de 30 días, sin embargo los incumplimientos del lugar tienen más de 20 años. 

En el Ministerio de Salud de la Provincia y en la Municipalidad de Salta tampoco pueden mirar hacia otro lado ante la falta de las certificaciones del Proficcssa. Si bien sólo tres sanatorios de la capital salteña cumplen con las especificaciones de la entidad fiscalizadora, los incumplimientos higiénicos de la Clínica del Neurodiagnóstico habrían tenido hasta consecuencias mortales en paciente, según se sostiene en la denuncia.   

Coment� la nota