Claves de la separación de basura

Claves de la separación de basura

Ayer comenzó en la costanera de Posadas la campaña de sensibilización e información a los vecinos sobre cómo proceder con sus residuos a partir de ahora.

La Municipalidad capitalina aprovechó ayer por la tarde la caminata recreativa para mayores de 60 años para iniciar su campaña de sensibilización e información sobre la separación de residuos que a partir de mañana se empezará a implementar como “prueba piloto” en el microcentro de la ciudad y en Villa Sarita.

Para esta etapa de concientización -además de llevar hasta la costa algunos de los 150 contenedores “diferenciados” que se instalarán mañana y uno de los camiones recolectores que se destinarán al operativo- se desplegó a un equipo dependiente de la Dirección de Medio Ambiente comunal, encargado de repartir folletería y dar explicaciones.

Cuatro tipos de residuos

En principio, los mencionados contenedores -que no están identificados con un color distintivo, que será verde como el resto, sino por su ploteado, con una breve indicación del tipo de elementos que se puede depositar en ellos- estarán destinados exclusivamente a cuatro tipo de residuos: papel y cartón; vidrio; plástico; y metales (ver recuadro).

Pero el director de Medio Ambiente, Christian Olmo Herrera, advirtió a PRIMERA EDICIÓN que, a la hora de una correcta separación de residuos, “no son solamente los elementos en sí, sino también su estado, lo que nos va a permitir a nosotros hacer la separación y darles un nuevo uso”.

En ese sentido, pidió que “esos elementos no estén sucios, mojados o húmedos, para que una vez que vayan a la planta de separación puedan ser realmente reciclados; sino pueden contaminar al resto de los residuos y la planta es solo de separación, no de limpieza”.

“Por ejemplo, en el caso de una botella de aceite o una lata de conservas, que por ahí tiene restos de aceite u otras sustancias, la idea es que el vecino las limpie antes de depositarlas; si no se puede limpiar, mejor tirar directamente al contenedor común. Otro ejemplo es el papel higiénico, que -si bien es papel- al estar usado ya no es apto para reciclado; igual que pañales y otros elementos, como por ejemplo la caja de una pizza, que ya está contaminada con aceite y es imposible remover la mancha. Distinto es una caja de cereal, o de electrodomésticos, etcétera, que sí se puede reciclar”, planteó Olmo Herrera.

En bolsas o sueltos

El funcionario agregó que los nuevos contenedores servirán no sólo para que los vecinos y frentistas de la zona arrojen sus desechos domiciliarios y comerciales reciclables, sino también para que los ciudadanos que estén transitando puntualmente por la zona puedan arrojar las latas, botellas o papeles que lleven consigo, siempre que estén en las condiciones adecuadas. “Por ejemplo, una botellita de agua o gaseosa se puede tirar; el problema es con los aceites o por ejemplo con papeles y cartones usados para comidas”, puntualizó el director de Ambiente.

Cómo es el circuito

Alejandro Valenzuela, gerente de Servicios Públicos de la Municipalidad de Posadas, detalló ayer a este Diario cómo serán las características de la recolección diferenciada: cuando el camión termina de recolectar los residuos reciclables en la zona, se va directo a la planta y deposita todo en una playa de descarga. A la mañana siguiente, una máquina “levanta” todo y lo ingresa en una tolva, ahí se pone en marcha una cinta transportadora que es la que hará circular los materiales para la separación manual de cada tipo de residuo, que estará a cargo de agentes de la Comuna.

“Todo el proceso es gestión municipal, desde la recolección hasta la clasificación y el reacondicionamiento”, remarcó el funcionario.

En principio, adelantó Valenzuela, el operativo “sería diario, pero se va a ir midiendo la frecuencia en función del volumen. Lo importante es no quedar con una acumulación de demasiada basura, entonces se verá si hay que sumar gente para acelerar el proceso o viceversa. Habrá que ver cómo se comporta la ciudadanía con la separación previa”.

Al respecto, reconoció que al principio, hasta que la gente se vaya habituando, son conscientes de que van a tener que hacer “un esfuerzo adicional” porque “probablemente va a llegar a la planta de separación mucha basura mezclada. En ese caso, lo que sea reciclable se va a separar y el resto se va a descargar en un camión nuevamente y se va a llevar a la planta de transferencia para que su destino final sea el relleno sanitario”.

En cualquier caso, Valenzuela adelantó que “la idea es ingresar al circuito de reciclado todo lo que se pueda, pero hay que tener en cuenta que hay productos que son reciclables pero en el mercado nacional no hay nadie que lo esté consumiendo, entonces quedará como remanente de la planta y se irá a disposición final”.

Qué se separa y qué no

Antes de desechar los residuos que se generan en casa, cada vecino debe seleccionar todo lo que es de plástico, vidrio, metal, papel o cartón, y destinar a ellos un espacio separado del resto de la basura.

Siempre debe estar limpio y seco, sin restos de comida ni húmedo. Si se puede limpiar y secar, hacerlo antes de recopilarlos y llevarlos a los nuevos “contenedores sustentables” que se instalarán en las próximas horas en el microcentro y Villa Sarita.

Los camiones municipales se encargarán de juntar estos residuos y trasladarlos a la planta de separación en Nemesio Parma, donde los materiales recibidos se acondicionarán para su reciclaje.

Desde la Comuna remarcaron que no se recicla: papel higiénico, pañales, apósitos femeninos, goma, corcho, papeles plastificados, envoltorios de comidas, cerámica, porcelana, lamparitas y tubos.

También aclararon que papeles, cartones, vidrios, plásticos y metales se pueden tirar sueltos al “contenedor sustentable”, sin necesidad de embolsarlos.

Comentá la nota