El capitán de Newell's Lucas Bernardi le dijo adiós al fútbol en una emotiva y calurosa despedida

El capitán de Newell's Lucas Bernardi le dijo adiós al fútbol en una emotiva y calurosa despedida

Los últimos noventa minutos dentro de una cancha como jugador profesional. Muchas sensaciones juntas para una despedida y un punto final a una carrera exitosa.

Fue una tarde de emociones para Lucas Bernardi (37 años). El partido final. El del retiro. Rodeado de amigos, dentro y fuera de la cancha. Los últimos noventa minutos dentro de una cancha como jugador profesional. Muchas sensaciones juntas para una despedida y un punto final a una carrera exitosa. “Esto no es un final, seguramente el destino nos volverá a encontrar”, fue una de las frases del capitán al momento de tomar la palabra en un Coloso Marcelo Bielsa colmado y que lo homenajeó con un eterno “gracias”. Y en su última presentación redondeó un buen partido y hasta buscó con ambición el gol que le habría entregado un condimento extra a su retiro en casa.

   El primer homenaje de la tarde dominguera fue el número siete que lucieron todos sus compañeros en el frente de la camiseta blanca que utilizó la Lepra. Un primer guiño en su día especial, en una cancha donde aparecieron algunas banderas con la inscripción “Gracias Lucas”. El 0 a 0 que dejó sin posibilidades de ingresar a la Copa Sudamericana no opacó el momento de agradecimiento organizado para el capitán. Todo lo contrario. La gente coreó su nombre a cada instante. Uno de los momentos más importantes lo vivió cuando ingresó su mamá en sillas de rueda (llevada por su papá) y con una camiseta blanca con la inscripción “hasta luego capitán”.

   Por supuesto que a su lado estuvieron siempre sus hijas con las que cobijaba las emociones y le permitían ocultar las lágrimas que no podía evitar derramar. Solo, delante de todos y con sus compañeros detrás, aparecieron imágenes de ex compañeros que le enviaron cálidos mensajes como el Patón Guzmán o el Gato Formica, entre otros tantos. Después se abrazó con cada uno que anunciaban e ingresaban al campo de juego como Rolando Schiavi, Gabriel Heinze, Roberto Sensini y el Tata Gerardo Martino (junto a todo su cuerpo técnico), por citar algunos nombres.

   También Maxi le entregó una pelota firmada por todos sus compañeros y el presidente Guillermo Lorente (con silbidos de por medio como acompañamiento) un cuadro con una camiseta rojinegra con el número 298, que son los partidos en Newell’s.

   “Fueron seis años difíciles y hermosos. Con muchas cosas buenas y malas. Pero hice muchos amigos y están todos acá”, tiró Lucas micrófono en mano y con sinceridad, sin necesidad de tirar flores a la tribuna para ganar un reconocimiento que la gente se lo tributó con afecto y reconocimiento .

   También se dirigió a su esposa diciendo “ahora te toca la parte más difícil, que es la de aguantarme” y se quebró después del “Jefe, gracias”, en referencia a Martino. Ahí no pudo contenerse y las palabras se le trabaron por un instante en la garganta.

   “En algún momento nos volveremos a encontrar. El futuro de esta institución sigue en manos de nosotros y nos seguirá dando alegrías”, expresó con fuerza hacia los cuatro costados antes de dejar la cancha y transitar los metros hacia el vestuario local por última vez. Por lo menos como jugador.

   Un día 7 (de diciembre de 2014) el 7 y capitán leproso le dijo adiós al fútbol. Pero con un hasta pronto a Newell’s. Seguramente así será. Porque volverá.

"Es difícil que no piense en el club". “Me hizo muy bien el cariño de hoy (por ayer), porque si bien el destino dirá me dejaron la puerta abierta para que vuelva. Estoy seguro que nos va a volver a encontrar, pero no sé cuándo ni en qué circunstancias. Difícilmente pueda dejar de pensar en el club y hay muchas cosas que me gustaría llevar a cabo. Tengo muchos sueños por delante como persona e hincha de Newell’s”, declaró Lucas Bernardi después de las emociones y en la última conferencia de prensa como jugador.

   “Por el momento la gente debe estar tranquila de que todos los que integran el plantel tienen muchos valores y respetan lo que representa el club, además sé y me deja tranquilo que hay un gran futuro con Maxi a la cabeza”, recalcó el volante que ayer, al final del encuentro, le cedió la cinta a la Fiera.

   “Estoy invadido por la felicidad y la emoción, me sorprendió mucho y me puso muy feliz que haya querido participar tanta gente de esto, la verdad no lo esperaba. Es lo más importante que he logrado en estos seis años”, agregó.

   Por otro lado, el Concejo Municipal declaró deportista distinguido de la ciudad a Bernardi.

Coment� la nota