Las anegaciones dejan en evidencia la escasa planificación urbana

Las anegaciones dejan en evidencia la escasa planificación urbana
Las intensas lluvias dejan en evidencia la falta de planificación urbana en la capital provincial. Los sistemas de prevención no funcionan y el intendente posadeño, Orlando Franco no da respuestas a los miles de reclamos de los vecinos capitalinos.
No hay planificación urbana en Posadas. La afirmación se sostiene en la ausencia de debate técnico y de los propios interesados en la materia. Nunca lo hubo al menos en profundidad y con continuidad y tampoco hay aprestos para generarlos.

La gestión de Orlando Franco, anuncia obras, barrios, apertura de calles y un sinnúmero de impactos urbanos; pero antes no genera un debate enriquecedor con “los vecinos” que se encontrarán luego con esa infraestructura y con las consecuencias de esas obras. No sólo se prescinde de la opinión de los vecinos, sino también del aporte que pueden hacer desde una perspectiva técnica algunos especialistas, como el Colegio de Arquitectos por nombrar a uno.

Posadas crece urbanísticamente y es lógico y natural que así sea. Pero, lo que no tiene lógica es la planificación urbana, dado que cada gestión de 1983 a la fecha, tiene su propio manual para direccionar los cambios. Si se tuviera una vista de la ciudad desde el aire, se comprendería mejor algunas situaciones. El Gobierno provincial crea barrios, en los cuales escasean los servicios que debería brindar el Ejecutivo municipal.

Se ha hablado en su momento de planes estratégicos, como el famoso “Posadas 2022”, pero con suerte todo quedó en esbozos de anhelos sectoriales y planos archivados en la oficina de Orlando Franco. A su vez la falta de planificación urbana lleva otras limitantes: la gran concentración de población en determinada zona no se acompaña con la creación de nuevas escuelas primarias y desde hace varios años es evidente que a Posadas le hacen falta escuelas secundarias en la periferia de la ciudad.

La actual inercia y el letargo de los equipos interdisciplinarios de la Municipalidad frente a la expansión de la pobreza y los desastres naturales, no pueden ser el vademécum de la gestión comunitaria y mucho menos de la justicia social. Lo cierto que frente a la injusticia, la pobreza e inundaciones, la neutralidad de Franco se convierte en complicidad de las consecuencias.

Coment� la nota