El agua potable es un derecho

El agua potable es un derecho

Neuquén

En la Constitución Provincial y en la ley 3076, se define sobre la regulación de los cursos y recursos del agua y medio ambiente.

El motivo de esta carta es dar a conocer la situación que se vive en la ciudad de Centenario por la turbidez en el agua corriente, que comenzó a notarse por la falla en la Central Planicie Banderita.

Debido a esta situación, los funcionarios deberían prevenir los desastres ambientales y las consecuencias que trae a la salud pública, porque el 70% del sistema de distribución de agua potable de Centenario es a través de la planta potabilizadora de Villa Obrera, que toma agua del Río Neuquén, y el 30 % restante es a través del nexo del acueducto Mari Menuco. Por ende, el agua en dicho estado podría traer serias consecuencias, como enfermedades mortales o diarreas agudas: la disentería, cólera, paludismo, equistosomiasis, tifus, tracoma, entre otros.

Por eso tenemos que tomar conciencia de la situación, a su vez promover el cuidado del agua y proteger a la familia y a los trabajadores. Esta situación es insostenible, ya que no se ven mejoras. En los hogares desde el sector de cocina al baño el agua es de un color marrón y desagradable a la hora de utilizarla para lo cotidiano. ¿Cómo hace la población para solventar la compra de agua envasada?

¿El ciudadano siempre es el perjudicado? ¿Cómo en una provincia tan rica de recursos naturales, no hay prevención sobre estos desastres ambientales y las consecuencias sobre la salud de la población? Desde mi punto de vista, lo que deberían hacer es lograr un mantenimiento constante de la central. Ya que el agua potable es un recurso vital para el ser humano.

Carolina Godoy

DNI 28.234.519

Comentá la nota