Acusado de reprimir a balazos

Acusado de reprimir a balazos

El policía Nelson Acosta, ahora prófugo, está sospechado de ser el autor de los disparos con balas de plomo que hirieron a tres personas frente al Centro Cultural San Martín el año pasado. Esta semana, otros dos policías de la Metropolitana fueron detenidos.

La Justicia ordenó ayer la captura de un agente de la Policía Metropolitana, acusado por triple homicidio en grado de tentativa durante la represión por la Sala Alberdi el 12 y 13 de marzo del año pasado. El policía es sospechado de ser el autor del disparo que hirieron a los periodistas de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), que cubrían el conflicto con los manifestantes que acampaban en el Centro Cultural San Martín en defensa del espacio cultural. Además, se denegó la excarcelación de otros dos oficiales mayores de la policía porteña, también acusados por el ataque.

El efectivo policial con orden de captura es Nelson Maximiliano Acosta, quien no se presentó a prestar declaración indagatoria ante Wilma López, la titular del Juzgado de Instrucción a cargo de la causa. El miércoles la jueza había citado a los tres efectivos metropolitanos imputados por la represión de aquella noche, que terminó con los periodistas Esteban Ruffa y Germán de los Santos y el manifestante Mario Fumaroni heridos de balas de plomo de escopetas Mossberg 12/70.

Los oficiales mayores Gabriel Pereira De La Rosa y Miguel Antonio Ledesma declararon y luego fueron detenidos ese mismo día. No ocurrió lo mismo con Acosta, que tampoco se hizo presente el jueves, por lo que López ordenó ayer su captura inmediata. Asimismo, rechazó el pedido de excarcelación de Pereira De La Rosa y Ledesma efectuado por sus abogados defensores. Esta decisión será apelada a la Cámara Criminal.

A través de fotos y videos del ataque recopilados por la RNMA, la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 7 y la querella, representada por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), reconocen a Pereira De La Rosa y a Ledesma como los jefes de los dos grupos que avanzaban contra los manifestantes por avenida Corrientes en ese momento. A su vez, identifican a Acosta como el presunto efectivo que disparó contra los periodistas desde el grupo de Ledesma.

También acusan al comisario Pedro Carnero, titular de la comisaría 3ª, y al comisario inspector Guillermo Calviño, jefe de la Dirección General de Conducción Operativa de la Policía Federal. La querella considera a los efectivos de la Federal como partícipes necesarios del hecho. Por su parte, la fiscalía entiende que hubo incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión funcional.

En un primer momento, la jueza había intentado desligarse de la causa y remitirla a un juzgado de menores, con el argumento de que el ataque criminal debía ser investigado de conjunto con la imputación abierta a cuatro manifestantes, entre ellos un adolescente, por delitos de daños, atentado a la autoridad y lesiones esa misma jornada.

Sin embargo, la Cámara Criminal, con voto de los jueces Gustavo Alfredo Bruzzone, Mirta López González y María Laura Garrigós de Rébori, dio la razón a los querellantes y a la fiscalía, y ordenaron a la jueza de Instrucción continuar con la investigación.

Los tres efectivos de la Metropolitana son integrantes de la División de Operaciones Especiales Metropolitanas (DOEM), un cuerpo especializado en tareas de alta complejidad que se encuentra integrado por tropas especiales nacionales y provinciales, como el GEOF, el Grupo Halcón, los Albatros, el ETER, las TOE y el GEI. Este grupo especial recibe un entrenamiento físico y táctico diferenciado, que incluye tiro a distancia, artes marciales, manejo ofensivo, buceo y paracaidismo. También utilizan armamento especial.

Sin embargo, antes de ingresar a la policía porteña, comenzaron su carrera en distintas fuerzas de seguridad. Miguel Antonio Ledesma, de 46 años, y Gabriel Pereira De La Rosa, de 42, se formaron en la Policía Federal. Acosta, de 35, comenzó su carrera en la Policía Bonaerense. Su admisión como aspirante a agente fue firmada por el ministro Juan Pablo Cafiero en septiembre de 2002. El 29 de junio de 2007, ya bajo la gestión ministerial de León Arslanian, aprobó el curso de Comando Policial División Halcón. Cinco meses después, el mismo Arslanian firmó su ascenso a sargento.

Coment� la nota