De zurdos y reaccionarios

Por: Ricardo Roa

Los activistas gremiales, delegados y cualquier otro que no sea del propio palo son "zurdos". Y la Corte Suprema, que pretende aplicar las normas de libertad sindical de la OIT, es "reaccionaria". Eso es hoy moyanismo auténtico. Un método con respaldo oficial para barrer con todo lo que se le ponga adelante.

El jefe de la CGT intentó ayer bajarle el tono a la amenaza que el martes había descargado contra los jueces. Pero ¿alguien tiene dudas de cuál es el verdadero Moyano? Los que no las tuvieron fueron los miembros de la Corte. Highton de Nolasco dijo: "No nos amedrentan". Y Fayt, que más que preocuparse por lo que ellos hacen habría que "preocuparse por Moyano".

El telón de fondo es el fallo de la Corte que modificó un artículo de la ley gremial y permitió elegir delegados a trabajadores no afiliados al gremio. Fue, por extensión, un primer paso para equilibrar a los sindicatos simplemente inscriptos con los que tienen la personería exclusiva concedida por el Gobierno. Y una cuña metida en el poder de la estructura tradicional.

Con esta sentencia y otras en proceso, como la del personal jerárquico del Poder Legislativo, la Corte en realidad no hace otra cosa que ajustar la ley a lo que establecen convenios de la OIT, que tienen para nosotros rango de ley preponderante. Lo sabe el ministro Carlos Tomada, que presidió la asamblea del organismo y ahora cajonea por presión de Moyano pedidos de inscripción, entre otros de trabajadores de subterráneos.

Y desde luego también lo sabe el moyanismo: el sindicalismo argentino participa a full de la OIT. Que fue, además, paraguas protector de gremios intervenidos y dirigentes perseguidos por la dictadura. Eso sí: jamás dirían que la OIT es un nido de "zurdos" o de "reaccionarios".

Comentá la nota