Dos zurdazos de Alex quebraron la resistencia de los suplentes de Boca

El volante hizo los goles desde fuera del área para la victoria de Inter por 2 a 0; fue expulsado Noir; el 6 de noviembre se jugará el desquite
PORTO ALEGRE.- La formación B de Boca sucumbió a una virtud histórica del fútbol brasileño: el remate de media distancia, la potencia y precisión en la pegada. Alex se encargó de mantener vigentes esos recursos con dos zurdazos desde fuera del área. Uno a ras del piso y otro más alto. De esa manera, Inter estableció un 2 a 0 que obligará a Boca a un considerable repunte en el desquite.

Los suplentes de Boca ya habían demostrado ante Liga Deportiva de Quito que no se sienten menos que nadie. Con igual actitud se presentaron anoche ante un rival más peligroso, que le hizo pagar algunos pasajes de dudas y desatención. Inter, impulsado por el aliento de 50.000 personas, quebró lo que en el primer tiempo había sido un planteo ordenado e inteligente de Boca.

Chávez y Gracián intentaron darle movilidad y toque preciso a la salida. Estuvieron atentos a los pelotazos cruzados hacia los sectores que Inter descuidaba. Boca le jugaba de igual a igual a un rival que se hizo más peligroso en la medida que D?Alessandro, muy peligroso en un par de tiros libres, sorprendía con la gambeta y el cambio de ritmo. Y Nilmar, un delantero que fue campeón con Tevez en Corinthians, preocupaba con sus continuos desplazamientos y profundidad. Cuando el esquema de Boca no fue suficiente para contener los avances locales, García surgió con algunas atajadas muy buenas, aun cuando continuó con su tendencia a dar rebote.

Lo más arduo le quedaba al debutante Figueroa, obligado a jugar fuera del área y de espalda al arco, seguido de cerca por dos centrales fuertes y ásperos. Igual, el atacante rosarino tuvo una oportunidad sobre el final del primer tiempo, pero le erró a la pelota.

Boca no pudo mantener el ritmo y el control de la pelota en el comienzo de la segunda parte, circunstancia que Inter aprovechó para írsele encima. Lo demostró Alex cuando encaró con la pelota dominada y los visitantes tardaron en salir a tapar el zurdazo bajo, que entró junto a un poste. Boca se desordenó y empezó a aguantar muy cerca de su área.

Pasó un rato hasta que Boca salió del ahogo y retomó la iniciativa ante un adversario discontinuo, tan peligroso como concesivo en la marca. Ischia intentó revitalizar el ataque con los ingresos de Noir y Gaitán, pero a Boca le faltó claridad y serenidad en los últimos metros. La impotencia llevó a Noir a una entrada brusca y la consecuente expulsión. Alex volvió a percutir con su zurda explosiva.La imagen de Boca se desteñía con respecto a la que había mostrado en el primer tiempo. Pecados de un equipo nuevo, que está haciendo su propio recorrido. Al que ahora le espera un exigente compromiso en el desquite del 6 de noviembre en la Bombonera.

Comentá la nota