Zúccaro rompió el silencio y apuntó contra sus concejales El intendente y el Concejo a punto de romper relaciones por el caso Héctor Carrión

Se quejó porque la decisión de separarlo del bloque se debería haber tomado "el primer día" que llegó el expediente con las denuncias al deliberativo. Y opinó que correrlo de la bancada defendiéndolo "no es agradable".
Molesto. Así se lo notó al intendente Humberto Zúccaro ayer por la tarde, cuando, insistentes y pese al silencio en el que el jefe comunal se había sumido, la prensa le preguntó sobre el caso del edil Héctor Carrión, acusado de vender terrenos fiscales y facilitar usurpaciones.

Fue el propio gobierno el que hizo públicas las denuncias contra el hasta hace pocas horas oficialista Carrión, edil de Zelaya, al enviar el expediente con una carta de la responsable de la policía de esa localidad al Concejo.

Sin embargo, la respuesta que Zúccaro encontró en el deliberativo dista bastante de la que él abrazó desde un primer momento: "Si hay que echarlo, échenlo", dicen que dijo Zúccaro en una reunión con un puñado de ediles de su bancada.

Sin embargo, una vez que los legisladores pudieron ver el contenido de las acusaciones, fueron varios los que señalaron que "no hay elementos de prueba que involucren a Carrión, sólo se trata de dichos y comentarios".

Y para colmo fue Carrión el que salió a mancillar la imagen del jefe comunal, a quien le pidió que investigue a quien corresponda, pero que antes se quite "la careta de Alí Babá" (ver www.pilardetodos.com.ar/20090307/notacarrion.html).

Esos dichos, tal como adelantara de forma exclusiva Pilar de Todos le valieron a Carrión ser expulsado de la bancada Z, aunque la movida parece no haber conformado al intendente.

Tanto, que Zúccaro decidió romper el silencio que se había auto impuesto horas atrás, y lo hizo en duros términos hacia sus concejales.

"Las cosas se hacen y se dicen el primer día, no después", disparó Zúccaro ayer, luego de participar de un acto de entrega de un vehículo a través de un plan nacional.

Para Zúccaro la postura de sus ediles debería haber sido idéntica a la de él, sin poner reparos de ninguna índole.

"Nunca he visto que (José) Díaz Bancalari, (Agustín) Rossi y (Carlos) Kunkel (todos legisladores nacionales kirchneristas) tengan que defender una posición desde el Legislativo hacia su autoridad máxima, que sería la Presidenta, preguntando el cómo, el color y el dónde. Y sacar del cuerpo (a Carrión) defendiéndolo no es de mi agrado", golpeó Zúccaro, en referencia a la expulsión de la bancada Z decidida por Carlos Olivera, presdente del bloque, pero haciéndo hincapié el edil en que "Carrión es inocente hasta que se demuestre lo contrario".

Es que Zúccaro esperaba otra respuesta de sus concejales, quizá más emparentada a la que él había tomado cuando en un acto hizo públicas las denuncias de una policía de Zelaya, Blanca Tolosa, que involucraban a Carrión.

"Basta de los que se aprovechan de una chapa de concejal para vender terrenos a los pobres, eso se tiene que terminar y agradezco la valentía de una policía de Zelaya que se animó y me trajo las denuncias", bramó Zúccaro la semana pasada, desde un escenario con motivo de los festejos por la firma del Tratado del Pilar.

Pero lo que más ofuscó a Zúccaro fueron los dichos que por lo bajo vertieron varios de sus ediles, respecto al futuro de Carrión: "En el expediente que nos mandaron no hay pruebas concretas, sólo comentarios a los que hace mención Tolosa; sin pruebas no podemos destituir a Carrión y ni siquiera tomar alguna sanción disciplinaria", frenaron fuentes del bloque Z, desoyendo a su líder político.

Hoy, de todos modos, se creará una comisión investigadora que seguirá el caso de cerca, con la recolección de pruebas que pudieran surgir, a la vez que se dispondrá el envío del expediente a los Tribunales de San Isidro.

Igual, casi todos los ediles enrolados bajo la bandera zuccarista son pesimistas respecto a que se pueda llegar a la destitución de Carrión y a una condena judicial. El objetivo que persiguió y persigue Zúccaro desde que hizo públicas las denuncia

Comentá la nota