La zona de riego muestra la contracara de la sequía

Embalse. Aunque tiene una cota baja, le permite continuar erogando aguas abajo y a la vez, tener la capacidad para atenuar cualquier crecida.
Los 50 milímetros de lluvia caídos en la zona de riego durante la semana pasada, hizo que productores y consorcios pidieran a la Unidad Ejecutora de Riego del Dulce, la disminución del aporte al sistema hídrico del que se sustentan. Esto resultaría paradójico para los productores agropecuarios de los departamentos jaqueados por la intensa sequía que se abate desde fines del 2007, y que provocó un daño importante a la economía local.

Según comentó el ingeniero Guillermo Angriman, titular de la Unidad Ejecutora de Riego, las precipitaciones frenaron un poco la demanda de aporte de agua en la zona de riego. Explicó que hay dos situaciones distintas en la provincia, en la región afectada por la seca, y la que comprende al área de riego.

“Está tranquilo, hay una demanda normal”, manifestó el funcionario, quien señaló que se cubre la demanda de riego con el agua que se deriva por el canal matriz. La zona de riego es una porción “tipo abanico”, que cubre a Santiago y La Banda, pasando La Aurora, Clodomira, Colonia Simbolar, Villa Robles, Fernández, y Taboada, entre otros lugares; y que también llega a Loreto.

Según Angriman, con el sistema se está cubriendo el riego para los cultivos de algodón, en mayor proporción, y también algo de maíz y alfalfa.

Embalse

En cuanto a la situación del embalse Río Hondo, informó que mantenía una cota baja que se incrementó un poco con las lluvias. Indicó que antes de las lluvias, se erogaba normalmente y destacó que el embalse tiene la capacidad suficiente para recibir aportes y atenuar una crecida.

Comentá la nota