La zona norte de la ciudad ya disfruta de un servicio pleno y constante de agua potable

Arrancó el funcionamiento de la nueva planta potabilizadora de agua y ya abastece a barrios del circuito cinco, con presión constante y servicio permanente. Para el segundo semestre de 2009 la planta funcionará a pleno, con capacidad para producir 6.2 millones de litros de agua potable por hora.

Tal como se había anunciado a principios de mes, la nueva planta de agua comenzó este 24 de diciembre pasado a abastecer a barrios del circuito cinco con una agua potable a través de una distribución con excelente presión y con continuidad del servicio, según comentaron los propios vecinos, contentos por la buena noticia, y luego de prácticamente décadas de padecimientos en el servicio.

Justamente, el SPAP había anunciado el 1 de diciembre que la nueva planta de agua abastecería a la populosa franja de la Jurisdicción Cinco y que podía producir inicialmente 3.1 millones de litros por hora.

Periodo de ajuste

Según se había informado, dentro del periodo de ajuste que se extiende por sesenta días, la nueva planta potabilizadora de agua de la ciudad, que se encuentra prácticamente terminada, y con acueductos que avanzan rápidamente por a avenida Juan Domingo Perón, comenzó a abastecer del vital líquido a las populosas barriadas de la Jurisdicción Cinco, ya que está en condiciones de funcionar operativamente con una de las dos líneas de producción, es decir unos 3.1 millones de litros/hora.

Según lo había confirmado el administrador del Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento, Julio César Vargas Yegros, "para el segundo semestre de 2009 ya estará funcionando a pleno, con lo cual la capacidad de producción diaria, con las dos líneas activas, será de 6.2 millones de litros por hora".

"El diseño de la planta, modulada, hace posible que podamos activar una línea de manera independiente de la otra, proveyendo de agua potable a barriadas como la del Eva Perón (planta), 20 de Junio y El Porvenir (donde se construyeron dos nuevos centros de distribución). Esta línea tiene una capacidad de producción de 3.100 metros cúbicos por hora (igual a 3.1 millones de litros/hora), superior a la que produce la planta actual que está en el orden de los 2.300 metros cúbicos/hora", se explicó oportunamente.

Esto inclusive posibilitará ir aliviando el servicio, que en temporadas de altas temperaturas como la actual tiene una creciente demanda, dado que la planta actual enviaba 200.000 litros por hora a esa franja de la zona norte de la ciudad, algo que ahora ya no tiene que hacerlo, con lo cual se aumenta de manera inmediata la disponibilidad para las demás franjas de la ciudad.

Esta inauguración de la producción y provisión de agua potable a la población también servirá a técnicos del SPAP para ir probando y ajustando todo el sistema, monitorear todos los detalles, para así llegar a disponer de agua potable en cantidad y calidad suficiente, no sólo para cubrir la actual demanda, sino también con un horizonte de crecimiento demográfico superior a las próximas dos décadas cuanto menos, se destacó.

Más acceso al agua potable

"El Gobierno de Formosa está desarrollando un ambicioso plan tendiente a la necesidad de asegurar un medio ambiente sostenible, que contemple las metas para el año 2015 de reducir en dos tercios el porcentaje de personas sin acceso al agua potable y a un adecuado sistema de saneamiento respecto a los indicadores del año 1991", sostuvo el administrador general del Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento.

Indicó que "todo lo que se viene haciendo, desde las nuevas plantas potabilizadoras, extensiones de redes domiciliarias, perforaciones para obtener agua de acuíferos, obras de desagües cloacales, entre otras, tiene un valor estratégico en el marco de la política provincial de salud porque permite revertir situaciones de inequidad e injusticia que afecta a los sectores más desprotegidos de la población", añadió.

Refirió a que "los trabajos ejecutados, en marcha y proyectados, los equipos que se están incorporando para alcanzar los objetivos son muchísimos", explicando que "por un lado pretendemos que toda población de 4000 habitantes disponga para el año que viene de plantas de agua potable y su correspondiente red domiciliaria optimizada", marco en el cual agregó que "si bien en muchos casos tras las obras de agua potable se encaran las de saneamiento básico como las de desagües cloacales, aunque en no pocos casos ambas se encaran simultáneamente".

"Aunque la nueva planta de agua potable, centros de distribución y acueducto de toma en esta capital aparece como la ‘punta del iceberg’ por su magnitud, que es entendible por estar destinada a cubrir la demanda de una población que en algunas décadas llegará a unos 360 mil habitantes, no se desentiende ni mucho menos hasta el más alejado y pequeño paraje del interior formoseño", sostuvo.

Comentá la nota