Zimbabwe: boicot de la oposición a Mugabe

Decidió no participar del gobierno de unidad
La oposición de Zimbabwe dijo que boicoteará el gobierno de unidad que comparte con el presidente Robert Mugabe hasta que se resuelvan asuntos pendientes y se alcance un acuerdo político.

La decisión, anunciada por el premier, Morgan Tsvangirai, provocó la mayor crisis desde febrero. En ese mes, se constituyó el gobierno de unidad que buscó poner fin a meses de violencia y ruina económica por el supuesto fraude, por parte de Mugabe, en las elecciones de 2008.

Tsvangirai dijo ayer que su Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) se distanciará del "deshonesto y poco confiable" partido ZANU-PF, al que pertenece Mugabe.

"Es nuestro derecho distanciarnos de un socio deshonesto y poco confiable. Deberemos distanciarnos inmediatamente de ZANU-PF y, en particular, del gabinete y del consejo de ministros, hasta el momento en que la confianza y el respeto sean restaurados", dijo Tsvangirai.

La decisión implica que el MCD permanecerá en el gobierno, pero no colaborará con el ZANU-PF, que gobierna Zimbabwe desde la llegada al poder de Mugabe, en 1980.

La actual crisis política se desató tras el polémico arresto, el miércoles último, de Roy Bennett, designado por el MDC para que sea ministro de Agricultura. Se lo acusa de tenencia ilícita de armas para llamar al sabotaje y la insurrección contra el gobierno.

Tanto los tribunales como la fiscalía de Zimbabwe están controlados por el aparato de la ZANU-PF, que ha usado estos órganos reiteradamente con fines políticos. Varios miembros del MDC, entre ellos algunos diputados, están procesados por diversas causas, descriptas por el partido como maniobras de la fiscalía, muy próxima a Mugabe, para socavar el gobierno de unidad.

En la última década, Mugabe y su partido, en el poder desde 1980, pusieron en marcha una caótica reforma agraria que llevó al país a una crisis política, social y económica sin precedentes y a una brutal persecución de la oposición y de los defensores de los derechos humanos.

Comentá la nota