Zelaya se radicará en México

El presidente depuesto de Honduras viajará el 27 de enero, tras la asunción del nuevo mandatario electo Porfirio Lobo, a República Dominicana para finalmente establecer su residencia temporal en la capital mexicana
El derrocado presidente Manuel Zelaya, que desde hace cuatro meses está refugiado en la embajada brasileña de Honduras, viajará el 27 de enero a República Dominicana y después establecerá su residencia temporal en México.

"Zelaya permanecerá poco tiempo en Santo Domingo", dijo César Ham, uno de sus seguidores y ex candidato presidencial del izquierdista Partido Unificación Democrática. "Proyecta quedarse por algún tiempo en la ciudad de México".

Ham firmó el miércoles como testigo de honor en Santo Domingo el acuerdo entre el presidente electo hondureño Porfirio Lobo, que asumirá en seis días, y el mandatario dominicano Leonel Fernández para otorgar un salvoconducto para que Zelaya viaje el 27 de enero a la nación caribeña.

Ham dijo que la ausencia de Zelaya, derrocado por un golpe militar el 28 de junio de 2009, "será temporal porque él pretende regresar a Honduras". Previamente reclamará un escaño en el Parlamento Centroamericano, foro político con sede en Guatemala. La legislación de ese organismo otorga el privilegio a todos los presidentes de la región al concluir su gestión.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, calificó el viernes como "buena noticia" los compromisos de Lobo y Fernández.

"El compromiso que asume de manera completamente libre y personal el señor Lobo son un buen camino", aseguró Insulza.

"La única propuesta del Acuerdo de Tegucigalpa-San José (firmado el 30 de octubre por el presidente de facto Roberto Micheletti y Zelaya) que ya no se va a poder cumplir" es el retorno del presidente defenestrado. Pero "al menos se planteó una forma digna de salida a la situación de Zelaya, que él está dispuesto a aceptar", subrayó la OEA en un comunicado. "Y estamos dispuestos a ayudar en todo lo que sea necesario".

El congreso hondureño determinó por una mayoría arrolladora, el 3 de diciembre, no restituir a Zelaya en el cargo.

El mandatario destituido dijo el viernes por la noche a Radio Globo "saldré a la Dominicana al cumplir mi mandato el 27 de enero" y "regresaré a limpiar mi nombre cuando en Honduras existan jueces independientes porque no me presentaré a mis verdugos actuales".

Para el fiscal general Luis Rubí, el salvoconducto no librará a Zelaya de las responsabilidades penales por las acusaciones de traición a la patria, abuso de autoridad, atentar contra la forma democrática de gobierno y usurpar funciones públicas.

"Preparamos más acusaciones contra Zelaya, ahora por corrupción. Aparentemente él despilfarró 1,5 millón de dólares... y ese es sólo un caso que investigamos", dijo el viernes en rueda de prensa.

El gobierno de facto ha denunciado reiteradamente que el mandatario destituido ordenó sacar del Banco Central, dos días antes del golpe, más de tres millones de dólares en efectivo en bolsas de basura y carretillas cuyas imágenes ha transmitido repetidamente por la televisión local y oficial.

Comentá la nota