Zelaya desconfía del diálogo con el Gobierno de facto de Micheletti

"El diálogo al que han convocado no le tengo ninguna confianza ni credibilidad", dijo el depuesto mandatario de Honduras
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo el lunes que desconfía del diálogo con el Gobierno de facto para una salida a la crisis y pidió que se abra la embajada brasileña, donde se encuentra recluido, para recibir tanto a partidarios como a opositores.

Funcionarios del Gobierno de facto afirmaron que el miércoles -cuando arribe al país una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA)- será instalado un diálogo nacional para buscar superar el conflicto, sin ofrecer mayores detalles de las delegaciones que participarían.

"El diálogo al que ellos han convocado no le tengo ninguna confianza ni credibilidad, me parece que es un juego más al que la comunidad internacional no se debe prestar", dijo Zelaya desde la representación de Brasil en Tegucigalpa. "Para que este diálogo sea efectivo (...) necesito hablar con mis opositores para encontrar el camino de la solución", agregó.

Por su parte, el presidente de facto Roberto Micheletti ha dicho que una posible salida a la crisis en el país podría alcanzarse con la renuncia de ambos a la presidencia y nombrando a un mandatario interino, lo que fue rechazado por Zelaya.

"El que decide quién es el presidente de un país es la mayoría del pueblo, el señor Micheletti con qué propiedad habla en nombre del pueblo cuando fue una cúpula militar el que lo puso", dijo el derrocado presidente, quien reiteró su propuesta de que sea firmado por las partes en pugna el "Acuerdo de San José", que plantea su restitución a la presidencia y la conformación de un Gobierno de unidad.

Comentá la nota