Zelaya denunció que "Micheletti pretende continuar en el poder a sangre y fuego"

El depuesto presidente de Honduras dijo que el diálogo quedó estancado porque el Gobierno de facto se opone a la restitución presidencial
Manuel Zelaya, depuesto presidente constitucional de Honduras, acusó anoche al gobernante de facto, Roberto Micheletti, de pretender continuar en el poder a "sangre y fuego", y dijo que con ese propósito el régimen golpista obstruyó el diálogo para resolver la crisis política.

Zelaya, quien hoy cumplirá un mes refugiado en la embajada de Brasil, señaló que el diálogo quedó estancado el lunes por Micheletti porque se opone a la restitución presidencial, el único punto que falta negociar del Acuerdo de San José propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

Las comisiones negociadoras de Zelaya y Micheletti no reanudaron el diálogo este martes, pero el depuesto presidente fue visitado por Arturo Corrales, uno de los negociadores del gobernante de facto, para explicarle el avance del diálogo y los problemas legales que hay para su restitución.

"No hay nada nuevo en la mesa más que la posición intransigente frente a la verdad que está viviendo el pueblo hondureño", expresó el mandatario derrocado por el golpe de Estado el 28 de junio.

Además, subrayó que Micheletti se burló del Acuerdo de San José y de las resoluciones de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA), que condenaron el golpe de estado y exigen la restitución del presidente derrocado.

Indicó que si el golpe de estado no es revertido en Honduras, habrá que ponerle un "crespón de luto a la democracia en América Latina". Asimismo, señaló que las elecciones generales, previstas en Honduras para el próximo 29 de noviembre, profundizarán la crisis política si se realizan sin la previa restitución del orden democrático.

Zelaya opinó además que los golpistas "están decididos a mantenerse en el poder con los rifles hasta el último día (cuando venza el actual período presidencial el 27 de enero de 2010) y si pudieran mantenerse otro poco de tiempo lo harían, pero políticamente les ha ido muy mal, este golpe es un fracaso total, y lo mejor es buscar una salida".

Comentá la nota