Zarateños y campanenses Reclaman mayores medidas de seguridad

Por las obras que está llevando a cabo la Municipalidad de Zárate en la Ruta 6, se abrió un camino alternativo para aquellos vecinos de Zárate y Campana, que viven en los barrios cercanos a la Ruta Provincial.
Sin embargo, los vecinos de ambas ciudades reclaman mayores medidas de seguridad en el desvío, ya que está prácticamente "destruido, no tiene señalizaciones y de noche es una trampa mortal", aseguró un zarateño.

En los primeros días del año se comenzaron a realizar con fondos municipales, las tan necesarias obras sobre la Ruta 6, que han causado incontables accidentes, algunos con consecuencias irremediables.

Este era un tema pendiente, de jurisdicción provincial, pero del cual el municipio se hizo cargo, para frenar la ola de accidentados en el lugar, ya que por el lugar transitan gran parte de nuestros vecinos, tanto de Zárate como de Campana.

Esta es una primera etapa, donde se está ensanchado la ruta, el mejorado y el bacheo profundo de los lugares críticos, y una carpeta nueva en estos 300 metros.

Después tenemos una segunda etapa, que sería la demarcación y la división de los carriles.

Sin embargo y a pesar de los avances que se están llevando a cabo en el lugar, los reclamos de los ciudadanos de Zárate y Campana no cesan. Esto no se debe a las obras en sí, sino sobre el desvío que se implementó para aquellas personas que viven en los barrios cercanos a la Ruta 6.

La gente que vive cercano a esta ruta provincial y que debe atrave-sar este tramo, para poder llegar a nuestra ciudad y viceversa, están consternados por la falta de mantenimiento de este camino alternativo.

El mal estado del desvió, la falta de señalización, de iluminación y la falta de medidas de seguridad, son las principales quejas y recla-mos de los vecinos de ambas loca-lidades.

EL DEBATE dialogó con algunos vecinos de Zárate y Campana, que nos manifestaron su disconformidad con el estado del camino alternativo, aunque aseguraron que no están en contra de las obras tan necesarias para ambas ciudades.

Da miedo

"La verdad es que da miedo pasar por ese lugar, no hay señali-zaciones, es muy angosta la calle y ahora pasan muchos autos y camiones, realmente da miedo. Además no hay iluminación, y me genera un poco de miedo circular por esa zona, ya sea en colectivo o en auto. Y sumado a esto, nos queda mucho más lejos la ciudad y hasta mucho más caro si vamos en remis, ya que los recorridos de los colectivos tardan mucho más.

Lo único que esperamos es que se terminen los trabajos en el tiempo estipulado porque mucho no se puede tolerar esto, pero al mismo tiempo entendemos que este tramo de la Ruta 6 también era muy peligroso, así que esperemos que todo se solucione lo más pronto posible, antes para no generar-nos más complicaciones a los que tenemos que transitar obligatoriamente todos los días por acá", aseguró Gladys Mercado, una vecina que vive en el Barrio de San Cayetano de Campana y que, por cuestiones laborales tiene que venir a diario a nuestra ciudad y pasar por el lugar.

Problemas varios

A su vez, Agustín Hernández quien vive en Barrio Bosh, también habló sobre la falta de acondicionamiento del lugar.

"La verdad que estoy más que feliz por las obras. Soy el primero en estar contento, porque varios familiares han pasado por algunos accidentes en el lugar y urgía que se haga algo en la ruta, ya no se podía seguir así".

"Sin embargo, me parece que se tendría que haber preparado el camino alternativo antes de empezar las obras".

"El camino está destruido, no tiene señalizaciones y de noche es una trampa mortal".

"Es muy difícil transitar o circular por el lugar, está lleno de baches y para una persona que no conoce o que nunca recorrió ese tramo, es muy difícil transitarlo".

Además no hay nada que señalice el camino. Yo tengo la suerte de haber visto en los diferentes medios el mapa que indica como llegar de un lugar a otro, porque si no sería muy difícil", aseguró este vecino.

Además manifestó que "ya me enteré que de noche hay una bandita de maleantes que está operando por esa zona. Se aprovechan de que no hay una buena iluminación, de que los autos van despacio y ya han asaltado en estos pocos días que va de obra, a dos o tres personas. La verdad que es muy peligroso", contó Hernández.

Comentá la nota