Zapatero retrocede ante las duras críticas de Obama

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero retrocedió ante las duras críticas del ejecutivo de Barack Obama. Anunció ayer que, en vez de la retirada inmediata del contingente español de la OTAN en Kosovo, el repliegue será "escalonado y flexible" y no a fines del verano (agosto) como se anunció, sino con unos meses más de plazo.
"La decisión de replegar las tropas españolas de Kosovo, territorio cuya independencia España no reconoce, es firme y se ha adoptado teniendo en cuenta las necesidades operativas y de planteamientos de nuestras Fuerzas Armadas", dice el comunicado oficial. España es uno de los cinco países de la Unión Europea que no reconoce la independencia de Kosovo porque es un mal antecedente que han aprovechado los nacionalistas independentistas catalanes y vascos, sobre todo estos últimos, cuya ala más radical es afín a la violencia de ETA.

Pero, la nueva "flexibilidad" refleja el duro impacto que han causado en el ejecutivo socialista la reacción de los norteamericanos. Es también un episodio negativo para el gobierno de Rodríguez Zapatero en momentos en que atraviesa una gran debilidad en el parlamento.

Está más aislado que nunca en sus años en el poder, desde abril de 2004, porque al insistir los socialistas en gobernar en la comunidad autónoma vasca desplazando a los nacionalistas, el PNV le retira su apoyo puntual en la Cámara de Diputados y lo mismo han anunciado los catalanes de Convergencia y Unión e Izquierda Republicana. Los populares le dan a Zapatero seis meses de supervivencia en el gobierno antes de ser desalojado por una moción de censura.

EE.UU. se manifestó "sorprendido" y "profundamente decepcionado por la decisión tomada por España", dijo el vocero del Departamento de Estado Robert Wood.

Wood añadió que el gobierno "ni comprendía ni compartía" la decisión y aclaró que Washington "supo de esta decisión justo antes de que fuera anunciada públicamente". La aspereza del comentario se produce cuando el gobierno de Zapatero ha declarado por superado el grave contencioso que mantuvo con el anterior presidente, George Bush. La primera decisión del gobierno socialista cuando llegó al poder en 2004 fue ordenar la retirada del contingente de tropas españolas en Irak.

Comentá la nota