Zapatero media entre Obama y Raúl

Si a los gobiernos de Estados Unidos y de Cuba les cuesta hablarse cara a cara, ahí está España para ayudarlos.
Según publicó ayer el diario español El País, fuentes diplomáticas de Madrid habrían confirmado que en la última reunión en Washington entre Barack Obama y José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 13 de octubre, el presidente norteamericano le habría pedido a su par español que interceda frente al gobierno de La Habana para poder avanzar más en el tímido deshielo en las relaciones con Wa-shington iniciado desde la llegada de Obama a la Casa Blanca. "Nosotros estamos dando pasos, pero si ellos no los dan también será muy difícil que podamos continuar", le habría dicho Obama a Zapatero según precisa el diario español.

De acuerdo con las mismas fuentes diplomáticas citadas por la publicación española, en ese momento Zapatero le señaló a Obama que, precisamente, por esos días, su ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Angel Moratinos, tenía previsto viajar a Cuba. Ahí Obama aprovechó la oportunidad y explicitó aún más su pedido. "Que les diga a las autoridades cubanas que comprendemos que no se pueden cambiar las cosas de la noche a la mañana", habría dicho el mandatario estadounidense. "Pero que, pasados unos años, cuando se mire hacia atrás, debe quedar en claro que éste fue el momento en que empezaron los cambios. Si no es así, habrá una profunda decepción", habría asegurado el mandatario estadounidense.

Unos días más tarde, en efecto, Moratinos viajó a La Habana y se reunió durante más de tres horas con el presidente de la isla, Raúl Castro. A su regreso a la Península Ibérica, y según se desprende de sus declaraciones, la llegada del nuevo presidente demócrata a la Casa Blanca habría sido bien recibida en la isla. "El presidente cubano ha recibido positivamente la elección de Obama al frente de la Casa Blanca, a quien tiene un gran respeto, y ha acogido satisfactoriamente ciertos actos y decisiones que ha tomado el presidente de Estados Unidos", afirmó el canciller español tras su visita.

Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca, el gobierno estadounidense revirtió la mayoría de las restricciones y sanciones que habían sido impuestas por la administración de George W. Bush sobre Cuba con el fin de endurecer el bloqueo económico y comercial contra este país. Entre otras medidas, la nueva administración demócrata levantó las restricciones existentes sobre dos aspectos claves en la relación bilateral: los límites que existían a las visitas a la isla de los cubano-estadounidenses y los topes máximos que regían el envío de remesas desde Estados Unidos hacia Cuba. El diálogo bilateral, asimismo, también se reanudó en el tema migratorio y en el de las comunicaciones postales.

Comentá la nota