Zapatero lanzó un plan de 80 medidas para elevar el consumo

Intenta así enfrentar la crisis global a través de la inversión pública. Prevé apoyo a las empresas.

Por: Juan Carlos Algañaraz

Medidas fiscales para fomentar el consumo y a favor de la creación de puestos de trabajo, ayudas a las industrias en crisis, en especial la del automóvil. Estos son algunos de los objetivos del Plan Español de Activación Económica anunciado ayer por José Luis Rodríguez Zapatero y que presentará el líder socialista ante el Parlamento mañana jueves.El plan tiene una aplicación cada dos años , comenzando por 2009 y 2010, y abarca un conjunto de 80 medidas como un compendio de las ayudas ejecutadas este año y todas las que vamos a poner en marcha en la línea de estimular la demanda a través de la inversión pública . Rodríguez Zapatero y su ministro de Economía, Pedro Solbes, admitieron que, para luchar contra la crisis, estas medidas obligarán al crecimiento del déficit presupuestario, que es de un 0,78% en este momento.

Pero la coyuntura es especialmente grave para España, cuya economía volverá a retraerse en el último trimestre de este año con lo cual oficialmente habrá llegado la temida recesión ya que también en el tercer trimestre se produjo una caída del Producto Bruto Interno.El presidente del gobierno informó que las medidas fiscales aprobadas supondrán devolver a familias y empresas unos 16.500 millones de euros en el actual ejercicio, a los que se deben sumar otros 1.800 millones de euros por la supresión del Impuesto sobre el patrimonio. Por lo tanto, la cifra de ahorro sumará 18.300 millones de euros, unos 23.500 millones de dólares. En estos días, la crisis de la estratégica industria automovilística española arrecia provocando una retracción de la producción muy importante alentada por la caída del consumo y las exportaciones.

Por eso, prometió Zapatero, el nuevo plan prestará atención especial a estas medidas de apoyo pero dentro de los parámetros marcados por la Unión Europea. Soy muy consciente de la importancia que tiene para el sector la exportación y vamos a esforzarnos hasta donde podamos legalmente, aunque España no puede emprender acciones en solitario ni fuera de las líneas marcadas por la Unión Europea , añadió el jefe del Ejecutivo.Tanto Rodríguez Zapatero como Pedro Solbes auguran que la inflación caerá a un 2,5% a finales de este año después de haber llegado a un 4,3%. El año que viene esta moderación continuará principalmente por el efecto de la contención del precio del petróleo, vaticinó el líder socialista, que espera un descenso al 1% en julio del 2009.?Ayer también se dieron a conocer unas sombrías previsiones de la OCDE, el club de los 30 países más desarrollados, augurando que la recesión se prolongará hasta mediados de 2009 y esta situación, sin precedentes hace treinta años, no permitirá una recuperación de la economía hasta la segunda mitad de 2010.

España está entre los países con peores pronósticos ya que, según la OCDE, el hundimiento de la construcción profundizará y dilatará el período de recesión. La caída del PBI será del 0,9% el año próximo y ascenderá un 0,8% en 2010. Estas cifras contrastan con las previsiones para los países punteros, que crecerían un 0,5 en el tercer trimestre de 2009 y 1,1 en el cuarto para recuperarse en 2010 con un aumento del PBI del 1,5%. Rodríguez Zapatero, siempre optimista, espera que las peores previsiones de los organismos internacionales en materia económica no se cumplan . Explicó que España está ganando ya en capacidad exportadora, por lo que se reducirá el déficit exterior. La reducción de la inflación abre las puertas, anhela Zapatero, para que el Banco Central Europeo solo pueda pensar medidas de estímulo de la demanda mediante una rebaja de los tipos de interés. Esto aumentará la disponibilidad de la renta de las familias y facilitará una recuperación razonable del consumo .

Comentá la nota