Zapatero, acosado por las cifras.

España cuenta ya con la cifra de desempleados más alta de su historia: cuatro millones de personas se encuentran sin trabajo en un país que atraviesa la primera gran crisis económica del siglo XXI. Los números ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística suponen un golpe, y duro, para el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
Con una economía en recesión y unas previsiones nefastas por parte de los organismos internacionales, los datos de desempleo asestan quizá el golpe definitivo al gobierno de Zapatero de cara a las próximas elecciones europeas, que se celebran el próximo 7 de junio, y que según las encuestas ganará el opositor Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy.

La crisis económica, que en la campaña electoral para los comicios generales de hace un año Zapatero se negó una y otra vez a reconocer, ha mermado la confianza de los ciudadanos en el gobierno y ya le ha pasado factura en las urnas, cuando el pasado 1° de marzo los socialistas perdieron el gobierno regional de Galicia.

Las elecciones europeas podrían ahora aclarar del todo esa tendencia, pese a la reciente remodelación del gobierno que Zapatero llevó a cabo para poder manejar mejor la situación económica.

El jefe del Ejecutivo ha decidido esta semana que el debate sobre el Estado de la Nación, que con toda seguridad se ceñirá casi en exclusiva a la situación económica, se celebre casi un mes antes de los comicios al Parlamento Europeo.

Será los días 12 y 13 de mayo y de esa forma supondrá el tiro de largada de la campaña electoral para Europa.

Aunque la apuesta es arriesgada, lo cierto es que si el debate se celebrase tras una patente derrota en las elecciones europeas, el presidente del gobierno podría vivir en el Congreso de los Diputados una situación que haría pensar en una de moción de censura.

"Malos y peores"

Zapatero y su Partido Socialista (PSOE) han perdido a lo largo del primer año de esta segunda legislatura el apoyo de otros grupos parlamentarios que durante los cuatro años anteriores, e incluso al inicio del nuevo mandato, les permitieron aprobar sus iniciativas.

En esta crisis económica, el gobierno ha ido siempre por detrás. Cada vez que ha hecho vaticinios positivos, los hechos, las cifras o los organismos internacionales los han desmentido. Esta semana, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, acusó al Ejecutivo de estar llevando a España al "abismo".

"Empezamos ya a diseñar el escenario de la salida de la crisis", manifestó el jueves pasado la nueva ministra de Economía y vicepresidenta segunda del gobierno, Elena Salgado, que aseguró que aún hay margen para tomar más medidas contra la crisis. Sin embargo, ayer admitió que los datos del desempleo son "malos y peores de lo esperado".

La desocupación rusa será secreta

* MOSCU (Reuters).? La oficina de estadística de Rusia convertirá en secretos los reportes mensuales del empleo, según anuncia esta semana la prensa rusa, luego de haberse dado a conocer los nuevos índices de desocupación y de que los analistas advirtieran sobre el riesgo de conflictos sociales.

Comentá la nota