Zapallito Molina y Luis Castillo irán a juicio oral por delitos en perjuicio del municipio

El líder piquetero y el ex intendente de Centenario, junto a otros ex funcionarios, deberán responder por distintos hechos de defraudación. El juez desestimó la existencia de una asociación ilícita.

Las investigaciones demostraron la existencia de un grupo que controlaba el movimiento de los subsidios y otros beneficios.

Neuquén > El piquetero de Centenario Héctor Ricardo Molina conocido como "Zapallito", el ex intendente de esa localidad Luis Helvecio Castillo y otros funcionarios y empleados municipales serán sometidos a juicio oral y público el próximo año, por la Cámara Criminal que corresponda.

La mayoría de los incriminados cumplieron funciones en la administración conducida por Castillo en el 2002, momento donde se habrían cometido los delitos que se investigan.

El titular del Juzgado de Instrucción Seis, Alfredo Elosú Larumbe clausuró ayer la Instrucción de la voluminosa causa que incriminó al nutrido grupo por haber malversado los caudales públicos de la Municipalidad de Centenario.

Zapallito Molina, considerado inicialmente como el jefe de una asociación ilícita, deberá responder ante la Justicia por diez hechos de defraudación en carácter de partícipe primario y otros como partícipe secundario. Castillo, en cambio, fue incriminado como autor de varias defraudaciones y de otras calificadas como partícipe necesario.

En una extensa resolución de 700 carillas, el magistrado declaró también la extinción de la acción penal por prescripción de otros hechos, donde también estaban incriminados los nombrados. El fallo explica la caída de las investigaciones penales respecto de la situación procesal de varias personas y el sobreseimiento de otras dos que fallecieron en los últimos años.

Además señaló que otros acusados fueron directamente sobreseídos habida cuenta de que no se logró demostrar su vinculación con los hechos investigados durante más de siete años.

El control de los subsidios

Las investigaciones judiciales demostraron la existencia de grupos de personas que controlaban el movimiento de subsidios, la entrega de bonos de gas y otros beneficios, y la facturación y cobro a la comuna a través de empresas, por servicios no prestados. Además, según las pesquisas, aplicaban métodos intimidatorios a las personas que intentaban interponerse a la ejecución de esos fines. Tal es así, que el Fiscal de Cámara Pablo Vignaoli consideró que los imputados conformaron una asociación ilícita comandada por "Zapallito" Molina, cuyo propósito no era otro que desplegar una actividad delictiva organizada.

El magistrado de primera instancia sostuvo que si bien de las declaraciones testimoniales recibidas en el marco de esta investigación surgen diversas conductas que podrían constituir algún delito y de las escuchas telefónicas se desprende la existencia de una "relación" entre algunos de los imputados, "ello no alcanza para tener por acreditado los extremos necesarios para afirmar la existencia de una "asociación ilícita" de la cual tomaron parte Molina, Castillo y otros.

Maniobras

En tanto, Larumbe probó que el jefe comunal autorizaba la carga de nafta al vehículo de Molina para "fines extraños a la función oficial". Además le endilgó la carga de combustible para los automóviles particulares de Molina y su grupo de "delegados", a cuenta de la Municipalidad, en una Estación de servicio de Centenario.

El juez manifestó que los elementos de prueba resultaron concluyentes al punto que acreditan la responsabilidad penal de Castillo, por cuanto que de las escuchas telefónicas, los remitos secuestrados y de las declaraciones testimoniales, surge de manera inequívoca que el funcionario autorizó telefónicamente la carga de combustible, conforme la práctica habitual.

Consideró también que la conducta atribuida a Luis Helvecio Castillo resulta constitutiva del delito de peculado en grado de tentativa, en calidad de autor, figura penal que reprime al "funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo".

Las investigaciones judiciales aclararon además que el ex intendente entregó chapas a un ex comisario inspector, a nombre de la comuna de Centenario y además trasladó al municipio la cancelación de otras facturas por compras en farmacias del lugar.

Comentá la nota