Zamora camina a la reelección ante el recelo de Kirchner

Es un radical socio del Gobierno, pero el ex presidente fogoneó una lista provincial del PJ.Por:Mariano Obarrio
SANTIAGO DEL ESTERO.- Se espera aquí que el gobernador Gerardo Zamora obtenga la reelección por más del 70% de los votos. Casi no tendrá competidores. La expectativa de los comicios de mañana está puesta entonces en la disputa por diputados provinciales, entre el zamorista Frente Cívico, y su oposición, el PJ y la UCR, lo que determinará la mayor o menor hegemonía de Zamora, un aliado de la Casa Rosada.

El gobierno de Cristina Kirchner comenzó a desconfiar de Zamora y ahora juega a dos puntas: envió apoyo y recursos al PJ, que presentará una lista de candidatos a diputados locales, pero no a gobernador.

"Zamora es mucho peor que Néstor Kirchner: destruyó a la oposición, a la división de poderes y a la libertad de prensa, compró diputados e intendentes. Yo estoy proscripto en los medios", dijo a LA NACION José Zavalía, candidato a diputado local del radicalismo.

Zavalía tiene el respaldo de la UCR nacional de Gerardo Morales. Zamora era hasta 2004 un radical de pura cepa, pero rompió con su parido. Hoy es un "radical K". Quizás, el único que queda de cierto peso. Es el mejor alumno de Kirchner en una provincia de caudillos como el histórico peronista Carlos Juárez.

El juarismo dio paso al zamorismo. Zamora intervino y cerró el comité local de la UCR. La Cámara Nacional Electoral lo avaló y Zamora nombró a Angel Niccolai, candidato a vicegobernador, como interventor.

Zavalía no podrá usar los símbolos radicales. Zamora le impidió presentarse como candidato a gobernador, como quería, porque prohibió por ley las dobles candidaturas. Optó por la de diputado. El postulante a gobernador será Marcelo Lugones.

Sin embargo, Zamora sí admitió las "listas colectoras", tal como Kirchner hizo en el nivel nacional.

Los críticos del gobernador aseguran que, al igual que Kirchner, aprendió a disciplinar a los intendentes del PJ y la UCR con la caja y la obra pública. Héctor Chabay Ruiz, un viejo amigo de Kirchner, pena por los pasillos para conseguir fondos como intendente de La Banda. "Kirchner se los envía, pero aquí le dicen que no encuentran la cuenta del depósito, como si hubiera tantas", dijo un allegado de Chabay.

Otro amigo perdió Zamora. Emilio Rached, el senador radical K que votó contra las retenciones al agro en julio y así permitió el empate en el Senado, tuvo el mismo destierro político que Julio Cobos, que desempató contra los Kirchner.

No quedan casi radicales en el país con dialogo con Zamora. El PJ también rompió con Zamora, pero hace un mes y medio. "Queremos sacar varios diputados para controlar su tendencia hegemónica", señaló Gabriela Ortíz, candidata a diputada del Frente Justicialista para la Victoria.

Desde hace 20 días, el PJ recibe apoyo y recursos de Kirchner. El gobierno de Cristina Kirchner juega a dos puntas: respalda a Zamora en la gobernación: negocian fondos y obra pública, Zamora ayuda a Kirchner en las elecciones locales y en el Parlamento nacional.

Pero Kirchner fogonea también la lista de Ortiz para mantener vivo al PJ para futuras elecciones. El ex presidente había llevado a Nueva York a Zamora, junto a la Presidenta, hace dos meses. Allí intentó convencerlo de que compartiera la lista con el PJ: un vicegobernador y diputados peronistas debían conformar el Frente Cívico. Semanas después, Kirchner envió al interventor en el PJ santiagueño, Jorge Francos, a reforzar el pedido. Zamora ofreció una lista colectora y, ante la negativa, designó al radical Niccolai, sin incluir kirchneristas en las nóminas.

Comentá la nota