Zaffaroni habló de los menores y cuestionó la "dictadura de medios"

"Los que piden penas no saben lo que dicen", señaló el juez. La "estereotipación" de los delincuentes y "el sistema penal selectivo".
"A nadie le interesa prevenir, sino la forma del ejercicio del poder". De esa forma comenzó el discurso acerca de menores y delincuencia el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Zaffaroni, ante estudiantes de Ciencias de la Comunicación de la UBA.

Ante un auditorio completo, el juez se refirió al manejo político de la inseguridad que realizan los medios de comunicación, al grave error que causaría una baja en la imputabilidad, a la estereotipación de los delincuentes, y a las posibles soluciones.

Zaffaroni explicó que "la incidencia de adolescentes menores de 18 años en materia de delitos violentos, homicidios, es baja y de menores de 16 es casi nula". Para ejemplificar, consideró que en los últimos cinco años hubo dos o tres casos de homicidio por parte de adolescentes en la Ciudad de Buenos Aires. "La incidencia real de niños y adolescentes en delincuencia violenta es poca. (Para la sociedad) son molestos y eso ofusca a todo el mundo: policía, vecinos, etc", analizó.

El juez explicó que lo complicado en la Argentina es qué hacer con los menores de 16, ya que "formalmente no se le aplica penas" y se le imponen castigos "cuando se le da la gana a la Justicia". En tal sentido, no se trata de subir o bajar la imputabilidad, sino de bajar hasta los 14 años la procesabilidad: "No podemos permitir que se impongan penas sin procesos. Peor situación para estos pibes hoy en día no puede haber. Están indefensos frente al sistema punitivo. El menor debería tener un proceso penal como todos", explicó el juez.

Crítica a los medios. "La proyección de la delincuencia en los medios masivos es de central importancia política", evaluó Zaffaroni. "Se utiliza una técnica de Gobierno a través del manejo de miedos -a la enfermedad, a la delincuencia organizada, el terrorismo-, y casi residualmente, cuando no hay otra fuente temible que mostrar, se cae en la delincuencia juvenil", señaló.

En ese sentido, consideró que "la comunicación televisiva es una constante publicidad donde el único método para solucionar esto es el violento". Estas prácticas "establecieron un discurso parecido a una dictadura de medios. Antes era el stalinismo, el fascismo, controlando la comunicación masiva, ahora es a la inversa". Y agregó que esta atemorización mediática hace que "el político que se aparte del discurso único de los medios sea considereado enemigo público y aliado de la criminalidad. En estos casos los aliados serían los jueces".

Clases sociales. Zaffaroni denunció el hecho de que "el sistema penal es selectivo y clasista en todo el mundo" y esa selección "es una imagen que crean los medios masivos". De esta manera "el control social cae sobre los jóvenes y adolescentes".

Acerca de los que piden penas mayores para menores, Zaffaroni dijo que "no saben que dicen. Si el nene en la casa le pega un martillazo en el pie a la abuela no se llama a la policía, sino que se lo manda al psicólogo".

Explicó además que fue comprobado que "la institucionalización tiene efecto deteriorante en los adultos. Entonces, cuando se está en una etapa evolutiva, tiene incidencia mucho mayor".

Comentá la nota