Yuni rompió el silencio: "No he cortado el diálogo con Jure"

El titular del Concejo señaló que comparte con el intendente las mismas preocupaciones de gestión. Y acotó que es imposible saber quién optó por Mugnaini porque el voto fue secreto. Críticas a la UCR.
Tras la elec­ción del de­fen­sor del Pue­blo, que dis­pa­ró eno­jos y re­pro­ches, el ti­tu­lar del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, Eduar­do Yu­ni, rom­pió el si­len­cio y ne­gó es­tar dis­tan­cia­do del in­ten­den­te Juan Ju­re.

En diá­lo­go con PUN­TAL, Yu­ni res­pal­dó los nue­vos cam­bios en el ga­bi­ne­te mu­ni­ci­pal a la vez que cri­ti­có la fal­ta de un can­di­da­to rio­cuar­ten­se en la lis­ta ra­di­cal.

-¿Có­mo ha vis­to los nue­vos cam­bios en el ga­bi­ne­te del in­ten­den­te?

-In­du­da­ble­men­te, el in­ten­den­te los ha he­cho pa­ra mar­car un re­cam­bio en su ges­tión des­pués de on­ce me­ses. Co­mo par­te de es­te go­bier­no, ten­go ex­pec­ta­ti­vas de que en es­ta nue­va eta­pa los nue­vos se­cre­ta­rios im­pri­man el rit­mo que se es­tá re­cla­man­do. Así que los veo co­mo po­si­ti­vos.

-¿La in­ten­ción es im­pri­mir­le al ga­bi­ne­te un pa­pel más ac­ti­vo fren­te a los pro­ble­mas?

-Creo que Ju­re tie­ne que te­ner hom­bres de su es­tric­ta con­fian­za, que mez­clen ju­ven­tud con ex­pe­rien­cia mi­li­tan­te y que sean re­fle­jo de lo que pien­sa el in­ten­den­te. En ese sen­ti­do, am­bos fun­cio­na­rios pue­den con­tar con to­do el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­co de mi per­so­na y del Con­ce­jo De­li­be­ran­te. De­sea­mos que a es­te go­bier­no le va­ya bien, por­que así nos va a ir bien a no­so­tros co­mo di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y a la ciu­dad.

-El fla­man­te se­cre­ta­rio de Go­bier­no, Car­los Or­dó­ñez, di­jo que su fun­ción se­rá la de acei­tar las re­la­cio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Con­ce­jo. ¿Coin­ci­de con es­to?

-Me pa­re­ce pru­den­te te­ner un diá­lo­go acei­ta­do, en el que po­da­mos en­con­trar coin­ci­den­cias. Cuan­do uno tie­ne ma­yo­ría, lo más di­fí­cil es acep­tar la ne­ce­si­dad de cons­truir con­sen­sos. Por­que es­to im­pli­ca es­tar abier­to a las crí­ti­cas de la opo­si­ción. En es­to, ne­ce­si­ta­mos te­ner un diá­lo­go acei­ta­do con el Eje­cu­ti­vo.

-¿Es­tá dis­tan­cia­do con el in­ten­den­te des­pués de la elec­ción del de­fen­sor del Pue­blo?

-No es­toy dis­tan­cia­do con el in­ten­den­te. Con la elec­ción del de­fen­sor del Pue­blo ha que­da­do de­mos­tra­do que hay un go­bier­no re­pu­bli­ca­no y que la Re­pú­bli­ca es­tá vi­gen­te en Río Cuar­to. Que hay ór­ga­nos que ac­túan con in­de­pen­den­cia y con lo que mar­ca la Car­ta Or­gá­ni­ca y eso es cons­truc­ti­vo pa­ra la de­mo­cra­cia. Mi re­la­ción per­so­nal es muy bue­na. Ha­blo con el in­ten­den­te so­bre te­mas de go­bier­no. Las preo­cu­pa­cio­nes que tie­ne el in­ten­den­te son las mis­mas que ten­go yo. Por ejem­plo, có­mo ha­ce­mos pa­ra de­sa­rro­llar la ciu­dad, pa­ra con­se­guir vi­vien­das, pa­ra po­ner en mar­cha la eco­no­mía.

-La UCR le quie­re pe­dir ex­pli­ca­cio­nes a us­ted y a (Gus­ta­vo) Se­gre, je­fe del blo­que, acer­ca de por qué se vio­ló el man­da­to par­ti­da­rio de vo­tar a fa­vor de (Gui­ller­mo) De Ri­vas. ¿Ren­di­rá cuen­tas de es­to?

-Yo soy ra­di­cal y siem­pre he acep­ta­do las di­rec­ti­vas cri­te­rio­sas de nues­tro par­ti­do. Pe­ro lo que te­ne­mos que en­ten­der es que hu­bo una vo­ta­ción se­cre­ta y que, al ha­ber si­do así, no te­ne­mos ma­ne­ra de iden­ti­fi­car quién vo­tó a quién. Es­toy sen­ta­do en la ban­ca don­de es­toy no só­lo por­que me eli­gió la gen­te si­no tam­bién por­que par­ti­ci­pé den­tro de la es­truc­tu­ra par­ti­da­ria. Pe­ro hay que com­pren­der que es­te go­bier­no no es só­lo el ra­di­ca­lis­mo si­no un fren­te con jue­cis­tas y so­cia­lis­tas. En­ton­ces, en ese con­tex­to no me voy a ha­cer car­go de lo que di­gan los di­ri­gen­tes de nues­tro par­ti­do. No obs­tan­te, es­toy a dis­po­si­ción de ellos.

-¿Es­tá tra­ba­jan­do pa­ra la cam­pa­ña de (Ra­món) Mes­tre-(Os­car) Aguad?, por­que no se lo ve en los ac­tos par­ti­da­rios...

-Voy a vo­tar la fór­mu­la del ra­di­ca­lis­mo por una de­ci­sión or­gá­ni­ca, más allá de ser crí­ti­co de la de­ter­mi­na­ción que to­mó la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca cor­do­be­sa de de­jar afue­ra a la ciu­dad de la lis­ta de can­di­da­tos. No só­lo fue un error es­tra­té­gi­co si­no que de­mues­tra la fal­ta de vo­lun­tad de in­te­gra­ción ge­nui­na y con­cre­ta. Ha­ce des­de el 2000 que el ra­di­ca­lis­mo del sur no tie­ne re­pre­sen­ta­ción en el Con­gre­so. Y es la­men­ta­ble por­que te­ne­mos di­ri­gen­tes de ex­ce­len­te pres­ti­gio co­mo (Mi­guel) Abe­lla y (Be­nig­no) Rins.

-¿Se­gún su cri­te­rio: el par­ti­do le tie­ne que abrir las puer­tas a Rins?

-Ob­je­ti­va­men­te, Rins no es só­lo ra­di­cal si­no que fue ele­gi­do tres ve­ces in­ten­den­te. Por eso creo que, jun­to con Abe­lla, for­man par­te de lo más pro­fun­do del ra­di­ca­lis­mo lo­cal.

Comentá la nota