The New York Times reveló cómo dejó pasar la primicia del Watergate

NUEVA YORK.- El diario The New York Times reveló ayer que el caso Watergate, que llevó al presidente Richard Nixon a renunciar a su cargo, pudo haber sido publicado en sus páginas, pero dos de sus periodistas dejaron escapar la exclusiva más célebre de la historia a manos de sus competidores de The Washington Post .
The New York Times informó, ayer, que dos meses después de que se conociera el robo de documentos del Partido Demócrata en el edificio Watergate, de Washington, el redactor Robert Smith informó a su editor, Robert Phelps, que tenía información exclusiva, obtenida en un almuerzo con el entonces director interino del FBI Louis Patrick Gray, en agosto de 1972.

Sucesor del legendario J. Edgar Hoover, que durante 37 años y hasta su muerte fue director del FBI, Gray reveló, en esa charla, aspectos clave del caso, como la culpabilidad del fiscal general John Mitchell y la implicación de la propia Casa Blanca en el robo. Smith regresó rápidamente a la redacción y le contó la conversación a Phelps, que grabó y tomó nota de las revelaciones para luego guardarlas en uno de sus cajones. Sin embargo, Smith tenía la cabeza en otro proyecto y preparaba su partida del diario para dedicarse a la enseñanza de leyes en la Universidad de Yale.

El hallazgo de lo que luego sería una explosiva información política también coincidió con el estado de ebullición que vivía la redacción del diario, ocupada en la cobertura de la convención del Partido Republicano, que, unos meses más tarde, volvería a ganar las elecciones presidenciales, dándole a Nixon la posibilidad de quedarse cuatro años más en la Casa Blanca.

Pero, apenas terminada la convención, Phelps se marchó de viaje a Alaska durante un mes. Durante todo ese tiempo, la investigación quedó abandonada en el escritorio del editor. Posteriormente, no se sabe cómo, las notas y la grabación de las denuncias desaparecieron.

Smith mantuvo la noticia en secreto durante más de tres décadas, pero decidió hacerla pública después de conocer que Phelps planeaba incluirla en sus memorias. Lo llamó para comparar datos y, entonces, eligió difundir los datos sobre el caso que dio celebridad a Carl Bernstein y Bob Woodward, entonces del Post .

El artículo del diario neoyorquino está inspirado en un adelanto de esas memorias ( God and the editor: my search for meaning at The New York Times ) publicado el mes pasado y que pasó totalmente inadvertido.

Al ser consultado sobre qué fue lo que ocurrió con los apuntes y grabaciones, Phelps, de 89 años, dijo no recordar.

"Nunca desarrollamos en historias publicables lo que Smith nos contó. Por qué no lo hicimos es un misterio para mí. Me falla la memoria sobre lo que hicimos con la cinta", escribió en su libro Phelps, que años después dejó el Times . El artículo publicado ayer también puso el acento en que los más altos responsables del FBI filtraron información a la prensa sobre ese escándalo de espionaje político, conocido luego de que, en junio de 1972, fueran detenidos unos hombres por entrar a robar en las oficinas demócratas en el Watergate.

En 2005 se supo que "Garganta Profunda", la misteriosa fuente que relató a Woodward y a Bernstein los pormenores del caso, era Mark Felt, entonces subdirector del FBI.

Entre los informantes, Smith sumó ahora a Gray, máximo responsable del FBI, que involucró en esa operación a Mitchell y a Donald Segretti.

"Probablemente fue por mi culpa" que la historia no saliera a la luz en el diario neoyorquino, reconoció Phelps. De esa manera The New York Times "perdió la oportunidad de contar la mejor historia de toda una generación", admitió el matutino.

Comentá la nota