Ley yerbatera: imputan a concejal y a gremialista por cortes de ruta

El Juzgado Federal de Paso de los Libres citó al edil Jorge Amado y al titular del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación, Daniel Sequeira, para que declaren como imputados por participar de las “mateadas” en la Ruta Nacional Nº14. Hablan de “persecución política”.
La Justicia Federal citó a un concejal de Virasoro y a un dirigente gremialista para que declaren en calidad de imputados por haber participado de cortes de ruta en protesta contra la Ley de Envasado en Origen. El concejal por el Partido Justicialista (PJ) Jorge Luis Amado y el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA), Daniel Sequeira, deberán responder ante los tribunales por su participación en las “mateadas” sobre la Ruta Nacional Nº14 en repudio a la norma que prohíbe la salida de la hoja verde de Misiones y perjudica a los productores correntinos que se abastecen de la materia prima de la vecina provincia.

El 28 de enero pasado llegó al edil la notificación del Juzgado Federal de Paso de los Libres, Secretaría Penal Nº1, “donde se me cita a comparecer el 13 de Febrero a las 9, en calidad de imputado en autos caratulados “SR. JEFE DE ESCUADRON 57 DE GENDARMERIA NACIONAL S/CORTE DE RUTA NACIONAL Expte. Nº 1-20.047/08”, asegura Amado.

“He participado activamente en mi calidad de concejal y presidente del Honorable Concejo Deliberante local, en todo lo que fue la protesta y gestiones en contra de la Ley de Envasado en Origen que perjudicaba, y mucho, a la economía madre del Nordeste correntino”, reconoce.

Pero Amado recuerda que el propio HCD convocó a una “mateada” de protesta a la vera de la Ruta Nacional Nº14 y que otros concejales participaron junto con él de las marchas y cortes realizados por el STIA. Por ello, se pregunta por qué “sólo se imputa a dos personas (Sequeira y Amado), si fueron más los concejales, funcionarios, dirigentes gremiales y hasta el intendente Rodolfo Fernández, quienes se sumaron a estas ‘movidas’”.

“Fuimos como apoyo y en defensa de los derechos de aquellos que nos votaron, a quienes nos debemos. Y siempre las marchas fueron pacíficas, incluso con la ayuda en ruta de Gendarmería”, recuerda el edil.

Ante esta citación judicial, Amado asegura que “no se tuvo en cuenta que tanto la Constitución provincial como la Carta Orgánica municipal otorga fueros para los concejales en todo cuanto tenga que ver o esté relacionado a su accionar como tal”.

Al concejal le llamó también la atención que personal de Gendarmería Nacional recorrió el barrio en el que vive, y con la excusa de hacer un estudio socio-ambiental por orden del Juzgado, preguntaba a sus vecinos “qué clase de padre soy, qué clase de esposo, cómo soy como vecino, cómo son mis hijos, si soy una persona conflictiva, si consumo alcohol, si consumo drogas, entre otras”, enumera el edil, que considera innecesarias las preguntas puesto que se trata de una persona pública.

Para más, en otra oportunidad, los uniformados realizaron un cuestionario, “también diciendo que era por orden del Juzgado”, en el que “se me preguntaba mis datos filiatorios, estudios, ocupación, cargos, nombre de progenitores, y si padezco o padecí alguna enfermedad moral u orgánica”, puntualiza Amado. “¿Quién puede diagnosticar una enfermedad moral?”, se pregunta en la denuncia que enviara a la redacción de “época”.

“Quién me hizo el cuestionario, ¿acaso no conoce la independencia de poderes en democracia?”, se plantea también. Es que “no concurrió a mí como ciudadano (imputado) o como concejal. Incluso le comuniqué que lo esperaba en mi oficina ya que hasta el 2 de febrero me encontraba a cargo de Presidencia, y primero fue a comunicarle al intendente y a mostrar las notificaciones, cuando este ni siquiera es nombrado en la causa, no es mi jefe, ni mi abogado”.

“Todo esto me huele mal, me hace pensar en alguna clase de maniobra o persecución política o ideológica”, dice Amado, que asegura haber recibido el apoyo de sus pares, de empresarios, profesionales y vecinos de Virasoro.

Comentá la nota