Yemen: capturaron a presunto líder regional de Al Qaeda

Las fuerzas militares yemenitas arrestaron a un presunto jefe local del grupo Al Qaeda, Mohamed Ahmed al Hanaq, mientras las embajadas de Francia y Gran Bretaña reanudaron sus actividades y Rusia advirtió sobre el riesgo de intervencionismo extranjero en el país.
El anuncio lo hicieron las autoridades de Yemen, según las cuales el hombre, un exponente "de peso" de Al Qaeda, se encuentra entre los miembros de la organización que resultaron heridos el lunes en una operación militar.

Las fuentes agregaron que la ofensiva lanzada contra supuestos militantes de Al Qaeda, en la que se emplean miles de hombres, sigue en curso y fue extendida a cuatro provincias.

Según el relato oficial, Al Hanaq había logrado escapar hace dos días, aunque herido, tras un enfrentamiento armado con fuerzas de seguridad en la región de Arhab, en el que dos de sus acompañantes murieron y otros resultaron heridos y fueron detenidos.

Hoy fue hallado en un hospital, con otros dos heridos, en el pueblo de Raida, 80 kilómetros al norte de Sanaa.

Las autoridades informaron que al menos otros dos presuntos militantes de Al Qaeda se rindieron en la provincia di Maharib, gracias a presiones de jefes de tribus que no quieren choques en sus regiones, aunque en realidad muchas poblaciones critican abiertamente al gobierno, acusándolo de no ocuparse de sus problemas.

Los anuncios sobre estas acciones de las fuerzas de seguridad indujeron a las representaciones diplomáticas que habían cerrado el acceso al público a reabrirlo, mientras en la capital las tensiones parecen atenuarse.

A partir del sábado, todas las oficinas consulares de embajadas europeas, comprendida la británica, serán reabiertas al público, informó el embajador Michele Cervone d'Urso, jefe de la delegación de la Unión Europea.

Las autoridades yemenitas dicen que la situación "está bajo control" pero no pueden bajar la guardia, agregó el embajador, aunque subrayó: "aquí no estamos en una situación como Bagdad o Islamabad o Kabul".

No obstante, la organización internacional Reporteros sin Fronteras refirió que ayer hubo un tiroteo frente a la sede de un diario particularmente duro con el gobierno, Al Ayyam, en el que un militar resultó muerto y otras siete personas heridas.

En ese marco, la conferencia de Londres sobre Yemen, que se realizará el 28 de enero, ofrece una gran oportunidad "para un pacto entre los países occidentales, los del Golfo y el gobierno yemenita", pero debe encarar la cuestión sin centrarse exclusivamente en la seguridad.

El embajador de la UE en Sanaa especificó que los problemas de Yemen son múltiples: además de Al Qaeda, el país debe enfrentar también una rebelión chiita en el norte, las posiciones secesionistas del sur, la presencia de "terroristas y piratas" de Somalia y la de los refugiados del Cuerno de Africa.

Según el embajador, tener un abordaje que se limite a la seguridad alimentará el fundamentalismo.

La conferencia impulsada por el primer ministro británico, Gordon Brown, "marcará el inicio de un proceso" cuyo objetivo debe ser "encarar el problema de la seguridad en el marco de un proceso global, que comprende incluso reformas de carácter político, económico y social".

Los detalles de la agenda están en vías de elaboración pero participarán, con seguridad, Estados Unidos, los países del Golfo e incluso Egipto y Jordania.

Según Cervone d'Urso, aunque las autoridades yemenitas dicen que en la capital "la situación está bajo control, la experiencia enseña que no se puede confiar sólo en la seguridad yemenita. Por esto en unas semanas cambiaremos la sede, iremos a un lugar más protegido".

Comentá la nota