Yedlin defiende la legitimidad de la tasa de decesos infantiles

Según el ministro, mejoró la sobrevida de niños que nacen pesando entre 1 y 1,5 kilo
La caída de los índices de la mortalidad infantil en Tucumán se deben a que se incrementó considerablemente la sobrevida de los niños que nacen pesando entre 1 y 1,5 kilo. A la vez, el aumento de la tasa de mortalidad fetal total se debe a que los registros que se llevan adelante en Tucumán son mejores a los de otras provincias. Estas afirmaciones fueron formuladas ayer a LA GACETA por el ministro de Salud Pública, Pablo Yedlin, a propósito de los datos publicados en el Panorama Tucumano de ayer, firmado por Alvaro Aurane.

Respecto de esas mismas cifras, el legislador opositor Esteban Jerez pidió informes al Poder Ejecutivo y manifestó sus sospechas de que los índices oficiales de Tucumán hayan sido adulterados mediante la inscripción como decesos fetales de nacidos vivos con menos de 500 gramos de peso (Ver "Se puede..."). Esto fue negado enfáticametne por Yedlin.

Los datos de la DEIS

La columna de opinión que publicó ayer LA GACETA dio cuenta de las últimas cifras dadas a conocer, hace pocos días, por la Dirección de Estadística e Informaciones en Salud (DEIS) de la Nación.

Tomando esos datos, se mostró que, durante esta década, la tasa de mortalidad infantil correspondiente a nuestra provincia tuvo las mismas fluctuaciones que la cantidad registrada de niños nacidos vivos con menos de medio kilo de peso. Específicamente, entre 2000 y 2004 se da un promedio 89 de estos nacimientos prematuros, y la tasa de mortalidad infantil figura siempre por encima de los 20 por mil nacidos vivos.

A partir de 2005, el indicador de la mortalidad infantil (siempre según los datos que hizo públicos la DEIS) comienza a descender abruptamente, al igual que el registro de los nacidos vivos con menos de medio kilo de peso. A tal punto que en 2006 sólo figuran siete de esos nacimientos prematuros. La tasa de mortalidad infantil de ese año fue del 13,5 por mil.

Finalmente, se muestra que, en el último informe de la DEIS, figura un incremento de la tasa mortalidad infantil: en 2008 fue del 13,9 por mil, mientras que la de 2007 había sido del 12,9 por mil nacidos vivos.

Paralelamente, mientras que en 2007 figuran 15 nacidos vivos con menos de 500 gramos, el año pasado aparecen en ese rango 42 casos.

La DEIS agrega que, durante 2008, Tucumán tiene la mayor tasa de mortalidad fetal total de la argentina: 21,5 por mil. El 57% de esos decesos fetales corresponde a los de menos de 500 gramos.

Cuestión de registros

"Una de las principales causas del descenso de la tasa de mortalidad infantil en Tucumán es la mejora de los índices de sobrevida en los bebés que pesaron al nacer entre 1.000 y 1.500 gramos. En 2002, la sobrevida de los niños que nacían con este promedio de peso fue del 20%, mientras que en 2008-2009 logró sobrevivir el 80%", precisó Yedlin ayer a este diario.

"En Tucumán la tasa de mortalidad fetal es más alta que en otras provincias porque desde 2001 en nuestra provincia -a diferencia de las demás- se lleva un correcto registro de los decesos, como indica la normativa. En otras provincias todavían existen subregistros. No obstante, desde 2001 a la fecha nuestra tasa de mortalidad fetal va en progresivo descenso", manifestó el funcionario.

Cabe consignar respecto de esta última afirmación de Yedlin que, siempre según la estadística oficial de la Nación que brinda la DEIS, la tasa de mortalidad fetal total en Tucumán muestra un incremento: la de 2007 fue de 20,9 por mil nacidos vivos, mientras que la de 2008 (la última de la que se tienen datos) fue, como se dijo, de 21,5 por mil.

Plan del Bicentenario

"En ningún momento, los niños nacidos vivos en Tucumán fueron considerados como niños nacidos muertos, sin importarnos su edad gestacional ni su peso de nacimiento. Tucumán muestra la mayor cantidad de niños nacidos con menos de 500 gramos nacidos vivos registrados en el país", puntualizó.

El ministro de Salud Pública, finalmente, aclaró que el Plan de Salud al Bicentenario, que se elaboró en forma conjunta con la Facultad de Medicina de la UNT, la Organización Panamericana de la Salud, Unicef y el Ministerio de Salud de la Nación, marca como objetivo para 2016 reducir la tasa de mortalidad infantil para que sea menor al 10 por mil.

Comentá la nota