Yauhar defendió en Roma el código de Conducta Pesquera

El subsecretario de Pesca y Acuicultura de la Nación, Norberto Yauhar, defendió en Roma el Código de Conducta dispuesta para el sector pesquero en Argentina, durante su exposición en la Reunión de los Estados miembros del Comité de Pesca de la FAO.
«Para la República Argentina, el Código de Conducta se ha convertido en fundamento y guía para la formulación de políticas de ordenación pesquera», sostuvo el funcionario.

Yauhar se refirió a los avances que el país registró en la materia durante los dos últimos años, con la implementación del Código de Conducta para la pesca responsable, los planes de acción conexos y la estrategia en relación con la información y control para el manejo de pesquerías.

El funcionario, según la agencia Telam, mencionó además que la crisis de la merluza hubbsi y del calamar en la década del 90, «obligó a las autoridades argentinas a tomar, en el marco del Código de Conducta, severas medidas restrictivas a la actividad».

Destacó también que ya comenzaron a percibirse mejoras en estos recursos aunque se deberán incrementar las medidas de control.

Para fundamentar estas mejoras, el responsable de la cartera pesquera señaló que los volúmenes de pesca -a través de los desembarcos- correspondientes al período 2007-2008 alcanzaron las 920.000 toneladas por año, un 6 por ciento más respecto al promedio anual alcanzado entre 2000 y 2005.

Asimismo, explicó que más del 50 por ciento de los desembarques del bienio 2007-2008 correspondieron a las dos especies que habían atravesado por períodos críticos que llevaron a algunos a hablar de colapso de esas pesquerías. El año pasado, se desembarcó de cada una de ellas más de 250.000 toneladas.

«Estos desembarques, en particular los de merluza, se hicieron bajo crecientes medidas de monitoreo, control y vigilancia de la pesca y como parte de un programa de recuperación de la biomasa de adultos reproductores de la especie», señaló Yauhar.

El funcionario detalló las medidas que se adoptaron al promover la actividad en el mar de los buques de investigación y del programa de observadores a bordo de la flota comercial, y la obligatoriedad de utilización del sistema de monitoreo satelital para la totalidad de la flota pesquera comercial.

También se otorgaron cuotas de captura por buque, una reducción de la captura máxima permisible y la limitación del esfuerzo pesquero a través de paradas obligatorias en puerto y la reducción de permisos de pesca.

«Por más de una década existe una zona de prohibición de carácter permanente para la pesca por arrastre de fondo, que tiene una extensión de 180.000 kilómetros cuadrados», recordó Yauhar.

En relación con los avances sobre la ordenación de las principales pesquerías, el funcionario destacó que cinco especies están ya cuotificadas, otras siete cuentan con planes o medidas para su manejo y nueve tienen asignadas capturas máximas permisibles para poblaciones específicas.

Por otra parte, Yauhar informó que Argentina aprobó el Plan Nacional para prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, y el Plan Nacional para la conservación y utilización sustentable de las poblaciones de tiburones en el Mar Argentino.

A su vez, comentó que se trabaja en la redacción del Plan Nacional para reducir las capturas incidentales de aves marinas.

Comentá la nota