Yauhar asumió en la Subsecretaría de Pesca

El chubutense Norberto Gustavo Yauhar ya ocupa formalmente el cargo de subsecretario de Pesca y Acuicultura de la Nación y tendrá entre sus objetivos fundamentales atender la crisis que enfrenta la pesquería de la merluza y la problemática de costos que enfrenta el sector ante la caída que exhibieron los precios internacionales.
Yauhar -designado por el decreto 1894, firmado por la presidenta Cristina Fernández- ocupó en las últimas horas el escritorio que durante cinco años fue de Gerardo Nieto, un santacruceño que llegó en el 2003 a la Subsecretaría de Pesca con el arribo de Néstor Kirchner a la Presidencia.

Si bien el área de Pesca pertenece a la estructura institucional de la Secretaría de Agricultura, en ámbitos oficiales se asegura que Nieto siempre reportó directamente durante todo su mandato al propio Kirchner, situación que se mantuvo luego de la asunción de Cristina Fernández. Yauhar fue un estrecho colaborador del gobernador chubutense Mario das Neves, de quien fue ministro coordinador del gabinete provincial, para luego pasar a actuar en el área de Empresas Públicas del Ministerio de Infraestructura, a cargo de Julio de Vido.

El flamante funcionario deberá encarar de manera decisiva la crisis que experimenta el área de la pesquería de la merluza, el cual nuevamente el caladero argentino está en riesgo de sufrir un nuevo colapso. El principal escollo que enfrentará el nuevo subsecretario del área está vinculado a una actividad que presenta un alto grado de conflictividad y un número significativo de puntos negros, hecho que traba la correcta fiscalización del sector. Uno de los temas que está ligado a la sobrepesca de recursos tiene que ver también con el descarte de la pesca que llevan adelante los buques pesqueros en alta mar. Pesca deberá por ello adoptar medidas tendientes a mejorar los controles aborde de los buques pesqueros.

La situación que hoy presenta la pesquería de la merluza común encendió las luces amarillas de las autoridades nacionales y provinciales, representadas en el Consejo Federal Pesquero, donde se evalúa que la biomasa de reproductores cayó a un nivel límite de 300 mil toneladas. Según trascendió, durante el 2009, para resguardar el recursos merluza hubbsi se procedería a mantener el límite máximo de captura en torno a los 266 mil toneladas, de las cuales poco más de 200 mil toneladas corresponderían al stock de área sur y otras 60 mil toneladas para el área norte.

Otras cuestiones que también debe atender la política pesquera parten del supuesto de las caídas que exhibieron productos como el calamar y langostino, al tiempo que se constata una suba de los costos operativos de las empresas del sector, también afectado por serios reclamos salariales.

Comentá la nota