Yahuar: Analizará detenidamente las transferencias de los cupos de pesca

El Subsecretario de Pesca de Nación, Norberto Yahuar, aseguró que analizará detenidamente las transferencias de los cupos de pesca que buscan realizar algunas empresas, que ya anunciaron pondrán a la venta junto a los permisos pesqueros que les ha otorgado el Estado Nacional.
La sensible cuestión es que estaría en manos del ex ministro de Das Neves modificar alguna letra legal para evitar que al esquilme del caladero y de la industria, le continúe una fiesta financiera en torno a los cupos y permisos.

La provincia de Chubut posee un registro histórico de procesar en las plantas que el empresariado del sector posee en tierra firme, entre un 27 y 30% de la captura. El resto de los ingresos de pescado a través de sus puertos corresponde a mercadería procesada y congelada a bordo de los buques factorías correspondientes a cada una de las flotas de esas firmas.

Como muchas de las empresas radicadas en la ciudad anunciaron que pondrán a la venta al menos once permisos de pesca, los que en su mayoría serían adquiridos por empresas radicadas en Mar del Plata, ya que en las operatorias a través de ese puerto los costos insumen sólo un 50% de gastos, mientras que en los procesos de procesamiento en planta el gasto se reduce a una tercera parte, ya que existiría una fuerte presencia de sistemas cooperativos y ‘trabajo en negro’, lo que implica que los empresarios no se ven obligados a realizar los aportes impositivos correspondientes.

Al analizar esa posible ‘fuga’ de cupos de captura de pescado hacia otros puertos, el funcionario nacional aseguró que ante "esa transferencia de captura que circula en el mundo de la pesca, de barcos que se venden" y otras posibilidades, "seremos muy cuidadosos de salvaguardar el sector"

Sobre "las transacciones que se han realizado estos últimos días, seremos muy cuidadosos al observarlas y veremos específicamente cuales son los puntos por los cuales se puede autorizar una transferencia, más allá que se trate de un acuerdo entre privados. Lo que primero que se va a priorizar es la conservación de la mano de obra en tierra, que da fuentes de empleo a los trabajadores de Chubut, al igual que ocurre con los de Santa Cruz, Río Negro o incluso la misma provincia de Buenos Aires en el caso de algún barco que quiera radicarse en algún otro lado".

El celo con el cual se atenderá esa transferencia, será en base a que "los alcances de la reglamentación apuntaban a darle previsibilidad a la empresa, pero también a darle previsibilidad a los trabajadores". Esto último implica que "se le prestará la máxima atención y tener el máximo cuidado, cuando se reglamenta una ley o se crea una norma, para que no termine en la creación de un ‘negocio’ para dos o tres empresarios y se perjudique a muchísimos trabajadores de plantas en tierra".

Al remarcar que cada transferencia de cupos de pesca será analizada en particular, aseguró que "se estudiará si corresponde o no autorizarla, ya que no hay que olvidar que el Estado tiene mucho poder sobre las diferentes flotas para poder autorizarla o no. Pero a su vez, debe haber una política provincial clara".

A su vez, aclaró que es el permiso es el que tiene la acción de captura, por lo tanto, "si quieren vender un barco, que lo vendan, pero después se verá si la empresa está en condiciones o no de deshacerse de ese permiso, incluso el del barco de Harengus que se hundió, el Mataco II", dijo.

Comentá la nota