“Yacimiento Norte necesita un plan estratégico sostenido y sustentable”

“Yacimiento Norte necesita un plan estratégico sostenido y sustentable”

¿Cómo podría describirse el panorama actual del gas en la República Argentina? Seguramente esta pregunta nos la fuimos haciendo sin pensar que el “panorama” no es más que una foto de la realidad y sin saber si esta foto nos muestra lo que esperábamos, lo que queremos ver o lo que pretenden que veamos. 

Los hidrocarburos en nuestro país debieron, deben y deberán ser el eje de una política de estado sobre energía. Energía que mueve al país, lo desarrolla y lo proyecta para las generaciones futuras. Y en ese transcurrir, salvo el general Enrique Mosconi, los gobiernos de turno no supieron o no quisieron entender que la Argentina es un país con petróleo y gas y no un país hidrocarburífero, como los de la OPEP, por ejemplo. Y que su política de Estado debió ser por siempre el autoabastecimiento con sostenimiento de reservas, bajo la tutela de una empresa nacional. Y si no que le pregunten a los gobiernos de Salta que en 1999 estaban poniendo en marcha dos gasoductos a Chile y en 2004 el gobierno nacional estaba negociando la importación de gas boliviano cosa que concretó en 2006 con un compromiso por 20 años.Y desde entonces los yacimientos salteños que abastecieron al país por más de 60 años fueron ignorados, como sus ciudadanos. Necesitamos que los gobiernos de las provincias con hidrocarburos sean participados de las decisiones del Gobierno central, fundamentalmente en estos momentos, donde el esfuerzo de un pueblo por sus fuentes de energía debe ser retribuido con el conocimiento sobre los programas de explotación y exploración y el cumplimiento de las operadoras de las concesiones.

El Estado nacional tiene puestos sus ojos en Vaca Muerta. ¿Los Monos presenta el mismo potencial?

Desconozco el potencial de Los Monos pero supongo que si no es igual a Vaca Muerta espero que sea considerado dentro de un proyecto evaluado con seriedad como complemento al desarrollo de la cuenca neuquina. Hoy, la producción de Vaca Muerta está no solamente atada a las inversiones para su desarrollo, sino también a su capacidad de transporte a los centros de consumo. Nuestros gasoductos, con su capacidad comprometida, requieren de inversiones proyectos de uno o más gasoductos troncales para atender los mercados internos y de exportación, tal como lo expresó el Gobierno central. Así también, inversiones en unidades para la extracción y transporte de gas licuado y de gasolina. Y esto lleva tiempo.

Se anunció por parte del Gobierno de Salta una inversión de 7 millones de dólares que realizará Tecpetrol para avanzar con los primeros estudios en Los Monos.... 

Todo lo que se invierta en exploración es y será bienvenido dentro de una programación que permita una mejora en el horizonte de reservas de gas natural. Este horizonte a diciembre de 2017 era de 7,5 años, con una pérdida de producción en los últimos nueve años del 66% y de reservas del 72%. Esto significa que hace 9 años que se debió iniciar un programa agresivo de recuperación de reservas. Por eso, hoy, preocupan las decisiones gubernamentales cuyo rumbo no está claro con una cuenca -la el NOA- que fue la segunda productora de gas en el país y también de gas licuado. De allí mi insistencia en la necesidad de un plan estratégico sostenido y sustentable para los recursos salteños.

Hay una situación no resuelta de disminuir las importaciones del gas boliviano. ¿Cómo afectaría a Campo Durán?

Reconozco que esto me preocupa, toda vez que habiendo firmado un contrato de integración con Bolivia allá por octubre de 2006, donde nuestras reservas y producciones vislumbraban caídas, el 14 de febrero de este año, se firmaba la cuarta adenda al contrato y un memorándum de entendimiento con entrada en vigencia a partir de marzo. Y esto lo debe conocer el Gobierno de Salta para saber y entender el impacto sobre el potencial de los yacimientos del norte. Indudablemente, es parte de la estrategia del Gobierno central en el desarrollo de Vaca Muerta. En este andar hemos pasado de Enarsa a Ieasa (Integración Energética Argentina S.A), cara visible hoy en esta adenda, donde se acordó un nuevo sistema de precios, nuevos volúmenes y cambios en el sistema de pago de facturas. Por el memorándum se acordó la construcción de un nuevo gasoducto Bolivia - Argentina a realizarse después de 2025. Hemos pasado por un secretario de Energía, que anunció la finalización del contrato con Bolivia, suspendió el tramo faltante en Formosa del GNEA (Gasoducto del Noreste Argentina), y se desconoce que rol cumplirán el yacimiento norte y la refinería de Campo Durán.

Es indudable que Salta sigue siendo un convidado de piedra en la política energética nacional, donde es evidente que si bien hicimos un contrato de integración con Bolivia, nunca lo hicimos con el país al cual tanto se le dio y que los gobiernos de turno no entendieron el esfuerzo histórico de una población que se puso el petróleo y gas al hombro para defender con “energía” en una zona caliente en nombre de todos los argentinos.

Un yacimiento norte que tuvo en Ramos su emblema productivo y una refinería única en el país, con procesamiento de gas y petróleo. Y recordemos el gasoducto del Norte, que desde 1960 integró al país con gas salteño. Ahora se necesita de una reactivación urgente de los yacimientos de petróleo y gas. Los no convencionales tomarán su tiempo en el norte. La dirigencia salteña se deben sentar a conversar con dos jugadores importantes: Tecpetrol, jugador estrella en Vaca Muerta y PAE jugador importante en la Cuenca del Golfo San Jorge, y definir programas e inversiones. 

¿Cómo vé el futuro de la industria en el norte argentino? 

La Cuenca del Noroeste ha sido y es la que más vertiginosamente ha caído en su producción y reservas. Y la energía, como decía al principio, que es clave para el desarrollo, no fue bandera de la dirigencia política para que se cumplieran los mandatos de las provincias como reza la ley 26.197, en su art. 6, que establece que las provincias, como Autoridad de Aplicación, ejercen las funciones de contraparte de los permisos de exploración, las concesiones de explotación y de transporte de hidrocarburos objeto de transferencia.

Salta, y específicamente el departamento San Martín, merecen una reivindicación. 

No será fácil pero es necesario el compromiso y la continuidad. Con el corazón en Aguaray, vivo en una ciudad a 25 kilómetros de donde el Gasoducto del Norte se une al Gasoducto Centro Oeste, proveniente de Neuquén y alimentan a la provincia de Santa Fe, parte de Buenos Aires y mantienen la exportación a ciudades fronterizas de Uruguay y Brasil.

La explotación de recursos no convencionales aparece como una solución pero resulta mucho más caros.

Coment� la nota