Un yacimiento estuvo paralizado siete horas.

Un yacimiento estuvo paralizado siete horas.
La medida de fuerza se levantó cuando la empresa Apache reincorporó a despedidos.

Se estima que la compañía estadounidense tuvo ayer pérdidas millonarias como consecuencia de la protesta del gremio.

Cutral Co > El Sindicato del Petróleo y Gas Privado mantuvo en paro a todos los yacimientos de Apache durante siete horas, con pérdidas millonarias para la empresa norteamericana.

La medida se produjo cuando les llegaron siete telegramas de despido a empleados de la empresa Seifert, que trabaja para Apache. “Nos enteramos cuando se arreglaba la reincorporación de unos veinticuatro empleados de Oil, que también habían sido despedidos. Hubo reunión de Comisión Directiva y decidimos un paro total con afectación de la producción desde las 5 de hoy (por ayer)”, dijo el secretario regional del sindicato, Daniel Anderch.

El gremio retiró todo el personal afiliado que cumpliera funciones en todos los yacimientos de Apache, por lo que la producción se detuvo. Se vieron afectadas las áreas Norte de la Dorsal, Sur de la Dorsal, Anticlinal, Borde Colorado, Cerro Granito, Barda González, Ranquil Co, Cerro Lotena, Guanaco, Neuquén del Medio, La Calera y Estación Fernández Oro. “Es un yacimiento maduro, que no tiene mucha producción pero es muy grande en extensión. Tenemos unos 800 afiliados que trabajan con estas áreas. No podemos permitir despidos. Apache incumple desde hace mucho tiempo con el acuerdo firmado en noviembre”, dijo Anderch a primera hora de la mañana.

La medida de acción directa afectó la economía de la operadora que decidió ceder antes que seguir con las pérdidas millonarias. Al mediodía de ayer el paro se levantó cuando hubo acuerdo para la reincorporación de todos los empleados despedidos.

Se informó desde el gremio que los trabajadores volvieron a ocupar sus lugares de empleo, aquellos que están trabajando, mientras que la reincorporación se hará efectiva el próximo lunes.

La situación de despidos en Seifert y Oil generó alerta entre los otros trabajadores suspendidos, que no realizan tareas pero cobran un salario mínimo.

La gravedad de la crisis y la incertidumbre respecto de su duración hizo que se iniciaran numerosas gestiones desde la cámaras empresariales, el gobierno provincial y nacional para sostener los puestos de trabajo en el sector petrolero.

Comentá la nota